Autoridades informaron que Lisbeth Garrett, de 74 años, y Roger Evan Garrett, de 54, fueron arrestados en Knoxville, Tennessee, bajo cargos de homicidio en
Autoridades informaron que Lisbeth Garrett, de 74 años, y Roger Evan Garrett, de 54, fueron arrestados en Knoxville, Tennessee, bajo cargos de homicidio en perjuicio del Mayor del Ejército de los Estados Unidos Chester Garrett, de 35 años al momento de su fallecimiento. (Cortesía)
El caso de un militar de alto rango de Fort Bliss el cual murió apuñalado en 1977 y cuyo cadáver se encontró en un paraje desértico en el este de El Paso, se resolvió con el arresto de su viuda y su hijastro, así lo informaron este jueves investigadores de la Oficina del Sheriff del Condado de El Paso.

Autoridades informaron que Lisbeth Garrett, de 74 años, fue arrestada en El Paso y Roger Evan Garrett, de 54, fue arrestado en Knoxville, Tennessee, bajo cargos de homicidio en perjuicio del Mayor del Ejército de los Estados Unidos Chester Garrett, de 35 años.

El cadáver de Garrett fue encontrado el 4 de enero de 1977, en el interior de un vehículo en un área desértica por la Avenida Américas cerca de lo que solía ser el basurero del Condado de El Paso.

Lisbeth y Roger Garrett, se encuentran en prisión en Tennessee en espera de ser trasladados a El Paso.

Oficiales policíacos señalaron que al momento de la muerte del militar, él y su esposa se encontraban separados. La pareja tienen un hijo en común, Patrick Garrett.

Investigadores de la Oficina del Sheriff reabrieron el caso en octubre de 2006 esperando encontrar nuevas pistas.

El cuerpo sin vida de Chester Garrett fue encontrado por un automovilista en el asiento trasero de un Volkswagen modelo 1972, propiedad del militar. El cadáver presentaba como huellas de violencia 10 puñaladas, pero la cusa de muerte fue traumatismo craneoencefálico. Investigadores sospechan que Garret, quien vestía ropa deportiva al momento de ser encontrado, fue apuñalado hasta perder la conciencia o fallecer.

Al momento del homicidio, investigadores encontraron varias huellas y marcas de un automóvil en el área, pero no había evidencias de lucha.