EL PASO.- Un grupo bipartidista de ocho senadores estadounidenses dio a conocer el lunes un conjunto de principios para dar forma, aprobar e implementar ya una larga y retrasada reforma migratoria integral.

Los principios, redactados por los senadores Schumer, McCain, Durbin, Graham, Menéndez, Rubio, Bennet, y Flake, representan una mezcla de políticas de migración, con algunas que representan ideas racionales, humanas y atrasadas, pero al mismo tiempo conllevan una seria amenaza a los derechos humanos fundamentales y valores estadounidenses.

"La Red Fronteriza reconoce esto como un primer paso y muy importante para abordar la cuestión fundamental de la reforma migratoria, que proporciona un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de personas indocumentadas que viven y trabajan en los Estados Unidos", dijo Fernando García, Director Ejecutivo de La Red Fronteriza por los Derechos Humanos. "Pero no podemos ignorar los problemas dentro de estos principios. Estamos profundamente preocupados y decepcionados de que los senadores vinculen el muy necesario programa de legalización con temas como el control fronterizo y la militarización de nuestra frontera sur ".

La propuesta bipartidista pide que se desplieguen en la frontera más drones (aviones no tripulados), más agentes de la patrulla fronteriza, más infraestructura y tecnología militar. También que se implemente a nivel nacional y obligatorio el programa E-verify, que sería algo muy parecido a un documento nacional de identidad.

Nuestras comunidades fronterizas han visto una expansión sin precedentes de los esfuerzos para "asegurar" la frontera en los últimos 10 años.


Advertisement

Hemos cuadruplicado el número de agentes de la Patrulla Fronteriza a más de 22.000. Cientos de kilómetros de cercas y muros han sido construidos. Las unidades militares y de la Guardia Nacional han sido desplegados en una base constante y no reglamentada. Y miles de millones de dólares, $18 mil millones en 2012, sólo se han gastado en programas, operaciones y tecnología.

La Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR) rechaza enérgicamente la idea de que un reforzamiento más punitivo, caro e inexplicable en la frontera es necesario para seguir adelante con una reforma migratoria funcional y humana que saque a la gente de las sombras y unifique a las familias.

BNHR también advierte de los peligros de intercambiar la seguridad, los derechos y el bienestar de la frontera para obtener ventajas políticas. De hecho, cada una de las condicionantes en materia de seguridad fronteriza del fallido intento de reforma migratoria de 2006 se ha cumplido o superado. Bastante se ha hecho para asegurar la frontera.

Los principios de los senadores contienen algunas medidas muy necesarias para mejorar la rendición de cuentas de los sistemas de seguridad, por ejemplo, la adición de más personal a los puertos de entrada -que es insuficiente en la actualidad-, más capacitación para la Patrulla Fronteriza, prohibiciones de la discriminación racial y el uso de la fuerza letal. Esto contempla también un mecanismo para que las comunidades fronterizas puedan brindar información y criticar las políticas que afectan a sus comunidades.

Los principios también incluyen una vía rápida para otorgar ciudadanía para los soñadores y un reconocimiento del grave problema que representan los atrasos en los procesos de regularización. Estas medidas son las que un acuerdo de reforma migratoria debe ser.

Los legisladores deberían concentrar sus esfuerzos en las medidas racionales y necesarias para solucionar el problema migratorio. Un sistema de inmigración funcional hará que nuestro país sea más libre, seguro y próspero. Y un enfoque equilibrado de la ley de inmigración reflejaría mejor nuestros valores americanos del debido proceso, la responsabilidad fiscal y rendición de cuentas.

Cristina Parker es vocera de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos. Puede ser contactada en www.bnhr.org