KUALA LUMPUR, Malasia 12-Mar .- El último mensaje por radio transmitido al control aéreo por el Boeing 777, desaparecido con 239 ocupantes, fue: "bueno, pues buenas noches", indicó hoy el Embajador de Malasia en Beijing, en un encuentro con familiares de pasajeros chinos.

Esta palabras fueron pronunciadas por uno de los pilotos en el momento en que el aparato, que cubría la línea Kuala Lumpur-Beijing, abandonaba el espacio aéreo malasio para entrar en el de Vietnam, según palabras del Embajador Iskandar Sarudin, informa el diario Straits Times de Singapur.

Presionado por los familiares para aportar respuestas a los numerosos interrogantes que suscita la misteriosa desaparición del avión tras cinco días de infructuosa búsqueda, el Embajador dijo que "no ha llegado el momento" de revelar las informaciones transmitidas por los militares a las autoridades civiles.

En tanto, las autoridades malayas justificaron su proceso de búsqueda del Boeing 777 desaparecido el miércoles, pero admitieron que todavía no están seguros de qué dirección llevaba el aparato cuando desapareció. La incógnita pone de manifiesto la difícil tarea que encara la búsqueda internacional en su quinto día.

El misterio sobre el paradero del avión se ha complicado debido a declaraciones contradictorias de las autoridades malayas, que no hacen sino agravar la angustia de los familiares de las 239 personas a bordo del vuelo, dos tercios de ellos chinos.

"En estos momentos hay demasiada información y confusión. Para nosotros es muy difícil decidir si algún detalle específico de información es acertado'', dijo el vocero de la Cancillería china, Qin Gang, a la prensa en Beijing. "No nos daremos por vencidos mientras quede un hilo de esperanza''.

El Ministro de Defensa malayo Hishammuddin Hussein describió la búsqueda multinacional del avión desaparecido como un esfuerzo conjunto sin precedente y complicado, y justificó los esfuerzos de su Gobierno. Unos 43 buques y 39 aviones de por lo menos ocho países están inspeccionando un área de 36 mil millas cuadradas.

"No es algo fácil. Estamos coordinando con tantos países, barcos y aviones, en un área muy vasta'', agregó. "Pero nunca nos rendiremos. Se lo debemos a las familias''.

El vuelo MH370 de Malaysia Airlines despegó de Kuala Lumpur rumbo a Beijing el sábado por la madrugada y desapareció de las pantallas de radar de los controladores civiles a la 1:30 de la mañana a unos 11 mil metros sobre el Golfo de Tailandia entre Malasia y el sur de Vietnam. No emitió señal de alarma ni indicación alguna de que estuviera experimentando problemas.

Las autoridades malayas dijeron que el radar del sistema de defensa aérea registró vestigios de lo que podría haber sido un giro de 180 grados del avión para regresar hasta alcanzar el Estrecho de Malaca, una transitada vía naviera al oeste de la nación a unos 400 kilómetros del último paradero conocido del avión.

Funcionarios militares y gubernamentales dijeron el miércoles que expertos estadounidenses y los fabricantes del sistema de radar examinaban los datos para confirmar que los registros fueran del Boeing 777. Hasta entonces, dijeron que la búsqueda seguirá a ambos lados del país con igual intensidad.

Decenas de barcos y aviones en la búsqueda no han hallado nada. Malasia pidió a la India que se sumase a la búsqueda en aguas cercanas al Mar de Andamán, al noroeste de la última posición comprobada.

"Hasta hoy no hemos hallado nada, pero estamos extendiendo la búsqueda'', dijo Hishammuddin.

El general de la fuerza aérea Rodzali Daud dijo que el radar de la defensa aérea reveló un objeto no identificado a las 2:15 de la mañana unos 320 kilómetros al noroeste de Penang.

"No digo que sea el Vuelo MH370. Todavía lo estamos corroborando'', agregó.

Es improbable que el avión haya sobrevolado Malasia sin ser detectado por el radar civil a menos que sus sistemas eléctricos se hubiesen cortado o apagado.