Fotografía de archivo del 25 de marzo de 2012 del papa Benedicto XVI saludando desde el papamóvil y vistiendo un sombrero mexicano, mientras llega al sitio
Fotografía de archivo del 25 de marzo de 2012 del papa Benedicto XVI saludando desde el papamóvil y vistiendo un sombrero mexicano, mientras llega al sitio donde ofrecerá una misa al aire libre, en el Parque Bicentenario, cerca de Silao, México. El papa Benedicto XVI anunció el lunes 11 de febrero de 2013 que renunciará el 28 de febrero de 2013 porque ha visto disminuir su "vigor, tanto del cuerpo como del espíritu". (Foto AP/Eduardo Verdugo, Archivo) (Associated Press)
La renuncia del papa Benedicto XVI pone en marcha una compleja serie de pasos para escoger al próximo líder de la Iglesia católica. Las leyes que gobiernan la selección son las mismas que en el caso del fallecimiento de un pontífice, aparte de omitir un periodo de duelo. A continuación, un repaso del procedimiento:

El Vaticano convoca a un cónclave de cardenales que debe comenzar entre 15 y 20 días después de la renuncia de Benedicto XVI el 28 de febrero.

Los cardenales que pueden votar, aquellos menores de 80 años, son aislados dentro de la Ciudad del Vaticano y juran secreto.

Actualmente hay 118 cardenales menores de 80 años y elegibles para votar, 67 de los cuales fueron nombrados por Benedicto XVI. Sin embargo, cuatro de ellos cumplirán 80 años antes de que termine marzo. Dependiendo de la fecha del cónclave, podrían o no participar en la votación.

Todo varón católico bautizado puede ser elegido Papa, pero desde 1378 solo han sido escogidos cardenales.

Dos rondas de votación se realizan cada mañana y dos por la tarde en la Capilla Sixtina. Se requiere una mayoría de dos tercios para proclamar al nuevo pontífice. En el 2007, Benedicto repuso la regla de la mayoría de dos tercios, revirtiendo una decisión de 1996 de su antecesor Juan Pablo II quien dispuso que sea posible invocar mayoría simple después de 12 días de votaciones sin decisión. Benedicto lo hizo para evitar que los cardenales alarguen el proceso 12 días para luego favorecer a un candidato que sólo haya tenido una ligera mayoría.


Advertisement

Las boletas se queman después de cada votación. Si de la chimenea de la Capilla Sixtina sale humo negro significa que no hubo decisión. En cambio, el humo blanco quiere decir que se ha elegido Papa y este ha aceptado. Las campanas también anuncian la elección de un pontífice para evitar posible confusión sobre el color del humo.

El nuevo Papa es presentado en la galería frente a la Plaza de San Pedro con las palabras en latín "Habemus Papam" (Tenemos Papa), y el flamante pontífice imparte su primera bendición.