En Madagascar, Nueva Caledonia y Vanautu viven cinco especies de crustáceos que habían permanecido en el anonimato, hasta ahora, que fueron descubiertas
En Madagascar, Nueva Caledonia y Vanautu viven cinco especies de crustáceos que habían permanecido en el anonimato, hasta ahora, que fueron descubiertas por investigadores de la Universidad de Barcelona. (Agencia Reforma)
MÉXICO, DF 11-Feb .- En Madagascar, Nueva Caledonia y Vanautu viven cinco especies de crustáceos que habían permanecido en el anonimato, hasta ahora, que fueron descubiertas por investigadores de la Universidad de Barcelona.

Los ejemplares, genéticamente distintas pero morfológicamente muy similares, pertenecen al género Lauriea que posee sedas muy largas y la punta de sus patas en una espina doble, reveló Enrique MacPherson, titular del estudio al portal sinc.

Además destaca el descubrimiento de un nuevo género que ha sido llamado Triodonthea que fue identificado mediante datos morfológicos y moleculares en aguas de Madagascar, Nueva Caledonia, Vanuatu, Filipinas y la Polinesia Francesa.

"Triodonthea, es un nuevo género que genéticamente está muy separado de las especies de Lauriea, a pesar de que morfológicamente se parecen mucho. Las diferencias morfológicas son pequeñas a nuestros ojos, pero son el reflejo de desigualdades muy grandes a nivel de especie", apuntó MacPherson.

La descripción de cualquier género nuevo se basa en que una determinada especie posee caracteres que no tienen las otras. La separación y ordenación se basa en agruparlas según sus características comunes, por la taxonomía de Linneo "clasificación biológica moderna".

] "Estas especies (tanto las de Lauriea como de Sadayoshia) se encuentran distribuidas por los océanos Índico y Pacífico "excepto en el Pacífico americano", en general a muy poca profundidad y muchas veces en zonas de arrecifes coralinos.


Advertisement

Algunas son endémicas "solo viven en un archipiélago o en una zona muy concreta", pero otras se distribuyen desde Madagascar a la Polinesia francesa", reportó.

El hallazgo es el resultado de un proceso de investigación que inició en 1976 por el Índico y el Pacífico desde la parte más alta hasta los 5 mil metros de profundidad.