El director artístico del ballet Bolshoi Sergei Filin habla con medios de comunicación al salir de un hospital en Moscú, Rusia, el lunes 4 de febrero de
El director artístico del ballet Bolshoi Sergei Filin habla con medios de comunicación al salir de un hospital en Moscú, Rusia, el lunes 4 de febrero de 2013. Filin fue atacado con ácido y continuará su tratamiento en Alemania. (Foto AP/Misha Japaridze) (Associated Press)
MOSCU (AP) El director artístico del ballet Bolshoi dijo que sabe quién ordenó el ataque con ácido que le dejó quemaduras graves en ojos y rostro pero que no lo revelará con la esperanza de que los investigadores señalen pronto al responsable.

Sergei Filin dado de alta el lunes de un hospital en Moscú y se dirigía a Alemania para continuar su rehabilitación.

Filin, de 42 años, llevaba lentes oscuros y un vendaje en la cabeza. La piel de su rostro estaba roja e hinchada por las quemaduras, pero habló enérgicamente y parecía de buen ánimo al salir del hospital acompañado por su esposa.

"Mi cuerpo está lleno de fuerza y energía", dijo a los reporteros.

Filin había dicho antes a la televisión rusa que sabía quién ordenó el ataque pero que no revelaría nombres. "Mi corazón me dice quién lo hizo", dijo a la televisora Rossiya 24 en una entrevista transmitida el domingo por la noche.

Agregó que los investigadores lo visitarán en Alemania mientras la investigación continúa en curso.

Un atacante le arrojó ácido sulfúrico en la cara a Filin el 17 de enero en Moscú, cuando el director regresaba a su casa del trabajo.

"Sentí un dolor enorme e insoportable", recordó Filin en la entrevista con la televisora. "Caí de boca sobre la nieve y comencé a frotar la cara y los ojos contra la nieve".

Sus colegas han dicho que el ataque a Filin pudo haber sido en venganza por su selección de ciertos bailarines para los codiciados papeles en el ballet.


Advertisement

El Bolshoi se ha visto afectado por conflictos internos e intrigas que han llevado a la salida de varios directores artísticos en los últimos años.

Filin dijo a los reporteros el lunes que todavía tiene dificultades para ver y que el tratamiento para su vista continuará, por lo que tendrá que recibir más cirugías en los ojos en Alemania.

"No me importa mi cara, mi cabello o cómo me veo", dijo a la televisora. "Estoy preparado si quedo completamente calvo o me veo como Frankenstein. Eso no tendrá ningún impacto en mi corazón o en mi alma. Todo mi interior y mi energía están enfocados en recuperar la vista".