Una de las prostitutas que se cosió los labios para apoydar las demandas de médicos.
Una de las prostitutas que se cosió los labios para apoydar las demandas de médicos. (Juan Karita)
El ALTO, Bolivia (AP) Dos mujeres y un hombre que dijeron ejercer la prostitución permitieron el jueves que enfermeras les cosieran los labios en una medida de apoyo a las protestas de médicos de los servicios públicos que rechazan desde hace un mes un incremento de dos horas en sus jornadas laborales ordenado por el gobierno del presidente Evo Morales.

Entretanto, la Central Obrera Boliviana (COB), el sindicato de trabajadores más grande en el país, decretó un paro de 72 horas desde el miércoles 9 de mayo hasta el viernes 11 de mayo, informó el dirigente Juan Carlos Trujillo.

Otras ocho mujeres, que también dijeron ser prostitutas, iniciaron una huelga de hambre en la misma sala del hospital de la ciudad de El Alto, vecina a la capital boliviana, donde las otras tres personas se hicieron coser la boca.

"Las trabajadoras sexuales necesitamos atención médica con calidad y calidez. Queremos que nuestros controles médicos sean con los mismos médicos por respeto a nuestra privacidad", dijo a la Associated Press Nelly Cortez en representación del grupo.

Las prostitutas acuden semanalmente al hospital para una revisión médica gratuita y obtienen un carnet que les permite trabajar en prostíbulos.

El conflicto laboral se ha prolongado 32 días porque los médicos rechazan una norma del gobierno que eleva de seis a ocho horas su jornada diaria y exigen una compensación salarial.

Trujillo, el dirigente de la COB, dijo que entre sus pedidos está abolir el decreto del incremento de las horas de trabajo para los médicos y un aumento salarial.


Advertisement

Los hospitales públicos y del seguro social sólo atienden servicios de emergencia desde el comienzo del conflicto. Otros salubristas y estudiantes de medicina de universidades públicas se sumaron a la protesta con bloqueos de calles y carreteras.

Enfermos en camilla, otros con el suero en las venas y en bata han salido a la calles para exigir al gobierno una pronta solución.

El ministro de Salud Juan Carlos Calvimontes dijo que el gobierno dejó sin efecto el reglamento de las ocho horas y que está dispuesto a concertar, pero los médicos exigen se derogue el decreto firmado por Morales que eleva la jornada laboral. El jueves estaba prevista una nueva reunión entre las partes.

Copyright 2012 The Associated Press.