ALLENTOWN, Pensilvania, EE.UU. (AP) Un mexicano que desea entrar a Estados Unidos para enterrar a su hijo de diez años muerto en un incendio en el noreste de Pensilvania no puede ingresar, dijo su abogada.

Los abogados de Fidelmar "Fidel" Merlos López trataron de que le otorgaran un permiso humanitario para asistir al funeral de su hijo, el cual es ciudadano estadounidense, pero dicen que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza se ha negado.

Damien López murió el martes pasado en una casa subdividida de Shenandoah junto con su primo, una tía y un medio hermano de siete meses. El funeral será el lunes y el entierro el martes.

La abogada de inmigración Elizabeth Surin, de Filadelfia, dijo que su cliente de 34 años ha estado aguardando en la frontera mexicana frente a Laredo, Texas, desde el incendio.

"Está desconsolado. ¿Se imaginan? El hijo murió en un incendio y no le permiten cruzar", se lamentó Surin el sábado.

Una portavoz de la agencia fronteriza no respondió el sábado un mensaje telefónico que se dejó en su oficina.

López entró ilegalmente a Estados Unidos en 1995 y llegó a Shenandoah, un pueblo de obreros con una numerosa población hispana. Se casó con una ciudadana estadounidense que dio a luz a Damien en el 2002. Más adelante se divorció de su mujer y se casó con su esposa actual, Danielle López, también ciudadana estadounidense.

En el 2007, la policía de la vecina Frakville detuvo a López por pasarse una luz roja con su automóvil y lo entregó a las autoridades inmigratorias.


Advertisement

Accedió a salir de Estados Unidos voluntariamente e inició el proceso de solicitud de residencia permanente.

La abogada Surin dijo que su cliente estaba en el proceso de recibir la tarjeta verde que le otorga residencia permanente para reunirse con su familia en Shenandoah cuando se produjo la tragedia.

Se otorgan exenciones humanitarias a inmigrantes con necesidades urgentes que requieren entrada temporal en el país, aunque el gobierno sólo aprueba un 25% de las 1.200 solicitudes que recibe cada año.