MÉXICO, DF 22-Feb .- En el primer mes de 2013, la tasa de desocupación a nivel nacional subió a 5.27 por ciento de la Población Económicamente activa, el nivel más alto en los últimos 16 meses con datos ajustados por estacionalidad, según un reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El indicador registró un aumento de 0.25 puntos porcentuales si se compara con el mes previo, cuando se ubicó en 5.02 por ciento.

El dato de enero sólo es superado por el 5.32 por ciento que alcanzó la desocupación en septiembre de 2011.

Con datos originales, a nivel nacional, la tasa de desocupación fue de 5.42 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) en enero de 2013, porcentaje superior al que se presentó en el mismo mes de 2012, cuando se situó en 4.90 por ciento.

Por sexo, la desocupación en los hombres aumentó de 4.88 a 5.51 por ciento entre enero de 2012 e igual mes de 2013, y la de las mujeres creció de 4.93 a 5.25 por ciento en el mismo lapso.

En el mes que se reporta, 25.5 por ciento de los desocupados no completó los estudios de secundaria, en tanto que los de mayor nivel de instrucción representaron al 74.5 por ciento.

Las cifras para la situación de subocupación son de 43.2 por ciento y de 56.8 por ciento, respectivamente.

Por otro lado, la información preliminar de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo durante enero de 2013 señala que la población subocupada, medida como aquella que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, representó 8.8 por ciento de la población ocupada, misma proporción que la de un año antes.

El porcentaje de subocupación es más alto en hombres que en mujeres, correspondiendo a esta categoría 10 por ciento de la población ocupada masculina frente al 6.8 por ciento de la femenina.

En su comparación mensual, con cifras desestacionalizadas, que permiten realizar comparaciones mensuales, este indicador registró un aumento de 0.43 puntos porcentuales en enero de 2013 respecto al mes inmediato anterior.

Además, en el primer mes del año en curso, tasa de informalidad laboral, resultó de 59.48 por ciento de la población ocupada contra 60.42 por ciento un año antes.

La tasa de informalidad laboral se refiere a la suma, sin duplicar, de los que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo.

En esta tasa se incluye, además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal, a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas.

Por lo que se refiere a la tasa de ocupación en el sector informal, este indicador fue de 28.98 por ciento de la población ocupada en el mes que se reporta; en el mismo mes de 2012 fue de 29.02 por ciento.

En esta tasa se considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, de modo que la actividad en cuestión no tiene una situación identificable e independiente de ese hogar o de la persona que la dirige y que por lo mismo tiende a concretarse en una muy pequeña escala de operación.