ACAPULCO, México (AP) Hombres armados y encapuchados que violaron a seis turistas españolas en el balneario turístico de Acapulco no atacaron a la única mexicana del grupo al parecer por su nacionalidad, lo cual ha añadido un nuevo giro a un caso que ha comenzado a impactar más la ya afectada reputación del lugar.

Aún no está claro si el grupo afectado de 12 españoles -seis hombres y seis mujeres- fue atacado específicamente por su nacionalidad, aunque autoridades estatales sostienen que la mexicana que los acompañaba no fue atacada sexualmente al parecer por ser ciudadana de México.

Las autoridades mantenían el miércoles la búsqueda de los agresores, que la autoridad cree eran cinco personas.

"Ella comenta que se identifica con los hombres... les pide que no la violen y le dicen que había pasado la prueba por ser mexicana y de allí es que no la toquen", dijo la procuradora Martha Elva Garzón la víspera en declaraciones a Radio Fórmula.

Si bien algunos mexicanos albergan resentimientos contra los españoles, que procede de la época de la conquista en el siglo XVI, en este caso podrían haber sido atacados por su apariencia o sus posesiones.

La Procuraduría sostiene que el móvil detrás del ataque parece haber sido el "robo".

La mexicana esta casada con uno de los españoles, muchos de los cuales residen en la ciudad de México y habían ido de vacaciones a Acapulco.

El alcalde del puerto, Luis Walton, se apresuró a disculparse por una declaración inicial en el sentido de que violaciones como la de las españolas pasaba en todo el mundo.


Advertisement

"Pedí una disculpa... por supuesto a nosotros nos preocupa y no quisiéramos que suceda nada en Acapulco ni en ninguna parte del mundo", dijo el presidente municipal.

Walton, quien acudió el miércoles a la zona donde ocurrió el ataque para reunirse con los habitantes, ha reconocido que esa situación podría afectar el turismo.

El ataque en una casa de playa en las afueras de Acapulco, que duró al menos tres horas durante el amanecer del lunes, fue el hecho más reciente de la violencia que ha empañado el alguna vez glamoroso destino en la costa del Pacífico, destacado en canciones de Frank Sinatra y películas de Elvis Presley.

Los cinco atacantes amenazaron a los turistas con armas de fuego y los ataron con cables telefónicos y correas de trajes de baño, antes de violar a las seis españolas, dijo Walton en conferencia de prensa. La mexicana no fue violada.

Acapulco se ubica a casi 400 kilómetros al suroeste de la ciudad de México.

Walton dijo creer, aunque sin tener certeza, que los agresores no pertenecen a algún grupo del narcotráfico.