MEXICO (AP) La Cámara de Diputados aprobó el viernes una reforma educativa que pretende retomar el control de la enseñanza que muchos consideran que el estado mexicano había perdido frente a un poderoso sindicato magisterial.

Los diputados aprobaron modificaciones que introdujo la Cámara de Senadores según las cuales un instituto de evaluación tendría que examinar no solo a nuevos candidatos, sino a maestros que deseen continuar con empleos en escuelas públicas. Por tratarse de una reforma constitucional, se necesita que la aprueben 17 de los 31 congresos estatales antes de que sea promulgada.

La iniciativa sería el mayor ajuste en la materia en la historia reciente del país. Quitaría buena parte de los controles que ejerce el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, encabezado por Elba Esther Gordillo, considerada por muchos como una poderosa líder nacional.

La propuesta establece dotar de autonomía a un instituto de evaluación de la educación y realizar un censo para conocer el número exacto de maestros, alumnos y escuelas que hay en el país, datos que hasta ahora no se tienen. Además, plantea extender las horas de clases en más de 40.000 escuelas públicas en México.

El presidente Enrique Peña Nieto dijo en un mensaje vía Twitter que felicitaba a los congresistas por la aprobación de la reforma. El gobernante envió la iniciativa legal el 10 de diciembre, a solo 10 días de haber tomado posesión del país.

"Esta reforma es el primer gran paso para transformar la educación de nuestros niños y jóvenes. Vamos a mover a México", expresó Peña Nieto.

La propuesta ha sido respaldada por los líderes del Partido Revolucionario Institucional, en el gobierno; el conservador Partido Acción Nacional y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática.

Sin embargo, Gordillo dijo que rechazaba la parte recién añadida a la iniciativa que dice que los maestros deben pasar una evaluación para permanecer en sus puestos.

"No es el mejor camino", dijo la líder de los maestros a reporteros el jueves después de que la cámara de senadores agregara el aspecto a la propuesta. "La evaluación no puede tener como objetivo quitar o poner".

Llamó a una resistencia pacífica, pero dijo que no suspenderían clases.