MEXICO (AP) Abogados defensores del ex gobernador del estado norteño de Tamaulipas, Tomás Yarrington, rechazaron las acusaciones de autoridades federales mexicanas de que su cliente tiene vínculos con el narcotráfico y dijeron que se trata de un caso con motivaciones políticas.

Marco Tulio Ruiz, uno de sus abogados en México, dijo el viernes en rueda de prensa que el caso se ha visto marcado por irregularidades como el hecho de que su equipo legal no ha tenido acceso a los expedientes del caso contra el ex gobernador y que las acusaciones sólo las han conocido a través de filtraciones a la prensa.

Ruiz dijo que los señalamientos contra su cliente se realizaron sólo para incidir en el pasado proceso electoral presidencial e intentar "golpear" al candidato que resultó ganador: Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Yarrington, gobernador de Tamaulipas entre 1999 y 2004 por el PRI, es señalado en un proceso civil en Estados Unidos de recibir sobornos del narcotráfico y en agosto pasado la Procuraduría General de la República de México reveló que un juez mexicano había ordenado su arresto bajo cargos de fomentar el narcotráfico.

La defensa en México ha iniciado una estrategia jurídica que incluye denuncias contra ex funcionarios de la Procuraduría, entre ellos la ex procuradora Marisela Morales, por supuestas irregularidades en el proceso, además de que ha interpuesto amparos contra acciones de las autoridades como allanamientos en sus oficinas y casa.

La PGR no había respondido a una solicitud de The Associated Press para conocer su posición.


Advertisement

En las demandas civiles en Estados Unidos, autoridades federales estadounidenses dicen que Yarrington usó prestanombres para invertir en propiedades en Texas.

Fiscales estadounidenses solicitaron en mayo la confiscación de supuestas propiedades de Yarrington en Texas, que incluyen un condominio en la isla South Padre y una propiedad de 18,6 hectáreas en San Antonio.

Apenas el martes, un juez federal estadounidense ordenó incautar el condominio.

Joel Androphy, abogado de Yarrington en Texas, dijo el viernes que su cliente no tiene ninguna relación con los bienes mencionados en la demanda civil, además de que en ese país no se ha presentado ninguna acusación penal contra él.

Añadió que hace cerca de un año el gobierno de Estados Unidos canceló la visa de Yarrington y le pidió salir del país, por razones que no les han dado a conocer.

Dijo que si el gobierno estadounidense tuviera acusaciones en su contra, lo habría detenido en lugar de pedirle que dejara su territorio.

Los abogados no revelaron el lugar donde se encuentra Yarrington y dijeron que se presentará ante las autoridades mexicanas a declarar una vez que tengan garantías de que no será aprehendido.

"Tomás Yarrington no es ningún narcotraficante como se le ha señalado, no es miembro de la delincuencia organizada, no realizó ni realiza, ni se ha dedicado en su vida al lavado de dinero", dijo Ruiz.

El abogado dijo que decidieron salir ante la opinión pública hasta ahora, porque consideraban que no tenían garantías durante la administración del presidente Felipe Calderón, que concluyó el 30 de noviembre.

Tamaulipas ha sido uno de los estados más afectados por la violencia del narcotráfico y donde las autoridades han dicho que se libra una lucha entre los carteles rivales de Los Zetas y del Golfo.

Antes de los señalamientos en las demandas civiles, Yarrington ya había sido señalado de haber recibido dinero de los carteles de las drogas del Golfo y Los Zetas por cuatro testigos de la agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA).