INDIANAPOLIS (AP) Toma eso Brady. Y tú también Peyton.

Eli Manning es el hombre del momento en la NFL tras superar a Tom Brady y conducir a los Giants de Nueva York a una victoria de 21-17 sobre los Patriots de Nueva Inglaterra en el Súper Bowl del domingo... y en el estadio donde juega su hermano mayor, Peyton.

De la misma forma en que Eli Manning lo hizo hace cuatro años cuando los Giants arruinaron la temporada perfecta de Nueva Inglaterra, esta vez los condujo 88 yardas al touchdown decisivo, que los Patriots no intentaron evitar mientras Ahmad Bradshaw corría seis yardas con 57 segundos restantes en el partido.

El entrenador de los Patriots, Bill Belichick, supuso que los Giants buscarían dejar correr el reloj y patearían un gol de campo corto, así que decidió jugársela y permitir que anotaran los seis puntos con tal de tener el tiempo suficiente para una nueva ofensiva.

Pero la apuesta falló.

Y ahora Manning no sólo se ha colocado firmemente como el quarterback de elite que dijo ser al principio de la temporada en el mismo grupo selecto en que se encuentra Brady_, sino que ha derrotado a los Patriots en dos emocionantes Súper Bowls. Los Giants (13-7), que tenían foja de 7-7 a mediados de diciembre, ahora son los propietarios del mundo del fútbol estadounidense, y Manning tiene dos premios al Jugador Más Valioso del Súper Bowl, la misma cantidad que Brady.


Advertisement

Fue un clásico enfrentamiento entre dos equipos de alto poder en que el descenlace estuvo en duda hasta que el último pase cayó al pasto. Manning completó 30 pases en 40 intentos para 296 yardas y un touchdown, mientras que Brady concretó 27 de los 41 que lanzó para 276 yardas, dos touchdowns y una intercepción.

"Ha sido un partido alocado, una temporada alocada", dijo Manning. "Esto no es de una persona. Es de un equipo, de un equipo que se unió".

Manning encabezó seis repuntes que terminaron en victoria durante la temporada y estableció un récord de la NFL con 15 pases de touchdown en el último cuarto. Y mostró esa brillantez en la ofensiva ganadora: completó cinco pases, entre ellos una sensacional atrapada de 38 yardas de Mario Manningham por una de las bandas para iniciar ese ataque.

En segundo down en la yarda seis de los Patriots y con sólo un tiempo libre restante, Belichick hizo que su defensa le permitiera el paso a Bradshaw cuando recibió el balón. Bradshaw pensó en detenerse justo en la zona de anotación, y luego cayó suavemente sobre ella sin que nadie lo tocara.

"Le estaba gritando: 'No anotes, no anotes''', dijo Manning. "Trató de pararse, pero cayó en la zona de anotación".

Brady no pudo responder en los últimos 57 segundos, aunque su pase desesperado a la zona de anotación en la última jugada cayó justo fuera del alcance del tight end Rob Gronkowski. Todo había terminado para Nueva Inglaterra (15-4), ganadora de 10 encuentros seguidos desde que sucumbió ante los Giants en noviembre.

Brady se alejó con la cabeza inclinada, sosteniendo su casco.

"Ciertamente que esa jugada no fue la razón por la que perdimos", afirmó Brady. "Todo el mundo siente que pudo haber hecho un poco más".

De todas formas, se mostró contento con el hecho de llegado al Súper Bowl. "Prefiero llegar a este partido y perder que no llegar", afirmó.

A su alrededor se desarrollaba la alocada celebración de los Giants, campeones de la NFL por octava ocasión, y tal vez la más improbable.

"Gran resistencia, gran fe y grandes jugadas de varios señores hoy", afirmó Manning, desviando de sí algo de los reflectores. De todas formas, superó a Brady. Y a Peyton, el quarterback de los Colts de Indianápolis que tiene un anillo de campeón pero no jugó esta temporada porque se recuperaba de una cirugía de cuello.

"Simplemente se siente bien ganar un Super Bowl. No importa dónde se encuentre uno", afirmó Manning mientras abrazaba el trofeo Vince Lombardi.

Brady se mostró impresionado.

"Ciertamente que Eli ha tenido una magnífica temporada. Hizo algunos grandes tiros en el último cuarto, y ellos merecían ganar", afirmó.

Es la quinta ocasión que Brady y Belichick llegan a un Super Bowl, con lo que empataron el récord. Y parecía que iba a ser un éxito cuando repuntaron tras ir abajo 9-0 y se colocaron 17-9 arriba.

Pero los Giants, que llegaron al territorio de Nueva Inglaterra en cada posesión de balón con excepción del final de la primera mitad, en que Manning puso la rodilla en tierra, obtuvieron goles de campo de Lawrence Tynes de 38 y 33 yardas. Y parecía que Tynes, que los metió hace cuatro años en Green Bay y de nuevo este año en San Francisco, ambos en tiempo extra, sería convocado de nuevo a patear.

Entonces Belichick, conocido por intentar prácticamente cualquier cosa en un partido, corrió un riesgo que no rindió frutos.

Es la cuarta ocasión que los Giants ganan el Súper Bowl y su octavo título de la NFL en total. Se convirtieron en el primer equipo en terminar la temporada regular con foja de 9-7 y ganar el Súper Bowl.