NUEVA YORK (AP) - Hay un duelo entre equipos invictos en la tercera semana de la NFL. Y se realizará en Buffalo, la ciudad más inesperada para este tipo de partidos.

Es correcto, los Patriots, que siempre parecen comenzar la temporada con una foja de 2-0, visitan a los Bills, que rara vez respiran el aire de semejantes alturas en la tabla de posiciones. Es uno de ocho duelos entre rivales de la misma división, y parece el más atractivo.

"Esta es la mayor oportunidad que tendremos", consideró el running back de los Bills, Fred Jackson, acerca de la posibilidad de acabar con una racha de 15 derrotas consecutivas ante Nueva Inglaterra, la cual se remonta al 2003. "Ellos tienen un gran equipo, pero creemos que nosotros también lo somos... Será una buena prueba y un referente para nosotros".

Cualquiera puede medir su verdadera calidad contra los Patriots, que no han perdido en la temporada regular desde el 7 de noviembre pasado, una racha de 10 encuentros. Su ataque ha sido imparable hasta ahora. Tom Brady ha lanzado para 940 yardas y siete anotaciones, y Nueva Inglaterra ha anotado 73 puntos, la segunda mejor cifra, sólo después de los propios Bills.

Hay un grupo que no está convencido aún del potencial de Buffalo, el de los apostadores, que dan como favoritos a los Patriots por nueve puntos.

"Puedo decirles sinceramente que nunca he visto esos pronósticos. El partido comienza con el marcador 0-0", dijo el entrenador de los Patriots, Bill Belichick.


Advertisement

"No hay favorito ni rival débil".

Pero cuesta trabajo creer eso, después de que un equipo vence a otro en 15 ocasiones consecutivas.

"Escuchamos mucho que ellos nos tienen tomada la medida", dijo el linebacker de los Bills, Chris kelsay. "Eso suena bien e interesante para la gente de fuera. Pero nosotros tenemos mucha confianza y no vamos a rendirnos ante nadie. Estamos preparados para ganar este partido".

En otros duelos divisionales, Green Bay se medirá a Chicago y Detroit a Minnesota, en el Norte de la Conferencia Nacional; los Giants de Nueva York chocarán con Filadelfia y Washington ante Dallas (el lunes por la noche), en el Este de la Nacional; Atlanta enfrenta a Tampa Bay en el Sur de la Nacional; Kansas City visitará a San Diego, en el Oeste de la Americana, y Arizona viajará a Seattle, en el Oeste de la Nacional.

También el domingo, Houston visita a Nueva Orleáns, Pittsburgh a Indianápolis, Baltimore a San Luis, los Jets de Nueva York a Oakland, Jacksonville a Carolina, San Francisco a Cincinnati, Denver a Tenesí y Miami a Cleveland.

Una victoria para los Redskins (2-0) hará más creíble el buen comienzo que han tenido y reforzará sus aspiraciones en la División Este, donde muchos pronosticaban que ocuparían el sótano.

Washington parece haber resuelto los problemas de su defensiva en los años anteriores y el entrenador Mike Shanahan ha logrado que los Redskins jueguen con más intensidad.

Dallas ha tenido algunos momentos buenos, pero también otros espantosos. El quarterback Tony Romo ha sido protagonista de ambos, y sufrió una fractura en una costilla, que alcanzó a presionarle un pulmón, pero logró finalizar el partido del domingo pasado en San Francisco, dirimido en tiempo extra.

Y como condimento a la rivalidad entre Redskins y Cowboys están las declaraciones del cornerback de Washington, DeAngelo Hall, quien dijo que buscará golpear a Romo en la parte lesionada.

"Si uno sabe que algo anda mal con un rival, tratará de golpearlo ahí", dijo Hall.

Si Michael Vick, quien sufrió una conmoción cerebral, no puede jugar, las Eagles de Filadelfia necesitarán valerse de actitudes heroicas. Mike Kafka era hasta fechas recientes el tercer quarterback.

En tanto, los Giants no pueden mantener saludables a jugadores cruciales. O al menos eso aparentan.

Los Rams de San Luis tienen sus dudas. El safety Deon Grant dijo que los Giants fingieron lesiones durante el partido del lunes, para frenar el ritmo de la ofensiva de San Luis.

La NFL envió un memorándum en el que recordaba que los jugadores no deben fingirse lastimados.

Hay lesiones que no dejan lugar a dudas. Los Giants han perdido por conmoción cerebral a los receptores Mario Manningham y a Dominex Hixon, lastimado de la rodilla derecha, por el resto de la temporada.

Copyright 2011 The Associated Press.