NUEVA YORK (AP) Miembros de 500 familias inmigrantes afectadas por deportaciones o separadas debido a las leyes migratorias estadounidenses iniciarán esta semana y la que viene varios viajes en autobús a lo largo del país para exigir al gobierno que apruebe una reforma migratoria con facilidades para la obtención de la ciudadanía de 11 millones de inmigrantes en situación irregular.

Los inmigrantes planean viajar en siete autobuses que arrancan desde ciudades como Chicago, Seattle o Los Ángeles, y que harán paradas en el camino para explicar sus experiencias en manifestaciones y conferencias de prensa. El destino final del recorrido, organizado por la coalición Fair Immigration Reform Movement, es Washington DC, el 13 de marzo.

"Creemos que a menudo los congresistas ponen la política por encima de las personas y lo queremos nosotros con este viaje es que las familias sean el enfoque principal del debate migratorio", dijo Kica Matos, directora de Derechos de los Inmigrantes y Justicia Racial para el Centro por el Cambio de la Comunidad (Center for Community Change), un grupo que forma parte de la coalición.