El presidente Barack Obama hace un gesto al vicepresidente Joe Biden y al líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, antes de pronunciar su
El presidente Barack Obama hace un gesto al vicepresidente Joe Biden y al líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, antes de pronunciar su informe sobre el Estado de la Nación, el martes 12 de febrero de 2013 (AP Foto/Charles Dharapak, Pool) (Associated Press)
WASHINGTON (AP) El presidente Barack Obama exhortó el martes al Congreso a enviarle en los próximos meses un proyecto de ley de reforma migratoria, y consideró que esta iniciativa debería brindar a los inmigrantes sin documentos la opción a la naturalización y reducir el tiempo que actualmente tardan muchos trámites migratorios.

"Grupos bipartidistas en ambas cámaras están trabajando diligentemente para redactar un proyecto de ley. Celebro estas gestiones", señaló el mandatario durante su discurso sobre el Estado de la Unión. "Pues bien, ¡acabémoslo de hacer! Envíenme un proyecto de ley de reforma migratoria integral en los próximos meses y lo voy a promulgar de inmediato".

El presidente Barack Obama exhortó el martes al Congreso a enviarle en los próximos meses un proyecto de ley de reforma migratoria, y consideró que esta
El presidente Barack Obama exhortó el martes al Congreso a enviarle en los próximos meses un proyecto de ley de reforma migratoria, y consideró que esta iniciativa debería brindar a los inmigrantes sin documentos la opción a la naturalización y reducir el tiempo que actualmente tardan muchos trámites migratorios. (Associated Press)

Obama reiteró su postura de que la naturalización debería ofrecerse a los inmigrantes sin papeles que no tengan prontuario criminal, paguen impuestos y una multa, aprendan inglés y esperen a que sean atendidos los trámites presentados previamente por los inmigrantes legales.

"Ahora mismo, líderes de los sectores empresariales, sindicales, de cumplimiento del orden público y de comunidades religiosas convienen en que ha llegado la hora de aprobar una reforma migratoria integral", agregó.

La alocución de Obama durante una sesión bicameral del Congreso dedicó cinco párrafos a la reforma migratoria, que junto al control de armas será una de sus prioridades legislativas durante su segundo mandato.

La inmigrante no autorizada Ambar Pinto, quien presenció el discurso en el hemiciclo por invitación del senador demócrata Mark Warner, había expresado antes de la alocución su expectativa de que Obama pusiera una fecha a la reforma migratoria.

El "2013 es el momento para la reforma migratoria y eso es lo que estamos esperando. Sería grandioso que mencione una fecha, si ocurrirá en el verano o antes", dijo la boliviana de 19 años que se mudó a Estados Unidos a los 12 años y estudia actualmente en el centro de formación vocacional del Norte de Virginia.

Como una manera de demostrar la importancia que la Casa Blanca asigna a la reforma migratoria, la primera dama Michelle Obama invitó a presenciar el discurso a Marie Lopez Rogers alcaldesa de Avondale, Arizona, y ex trabajadora agrícola así como al mexicano Alan Alemán, inmigrante carente de autorización.

Alemán, cuya deportación fue suspendida por dos años en 2011 debido a un programa del gobierno estadounidense que benefició a algunos inmigrantes no autorizados, menores de 30 años, ya había sido invitado por la Casa Blanca a presenciar el discurso que Obama pronunció sobre inmigración el mes pasado en Las Vegas.

"Quisiera que mi presencia sirva para que otras personas en mi condición vean que hay que seguir luchando y que no pueden perder la esperanza de que vendrá un cambio", dijo a AP el estudiante en la universidad del Sur de Nevada nacido hace 20 años en el Estado de México y cuyos padres lo trajeron a Estados Unidos cuando era niño.

Gabino Sánchez un mexicano de 28 años que intenta evitar su deportación y que fue invitado por el representante demócrata Luis Gutiérrez también vio el discurso en persona.

Obama pronunció su discurso anual dos semanas después de presentar en Las Vegas su propuesta de reforma migratoria, la cual coincide mayormente con otra iniciativa presentada por ocho senadores (cuatro republicanos y cuatro demócratas). La principal discrepancia entre ambos proyectos es que los senadores buscan condicionar la opción a la naturalización a mejorar la seguridad en la frontera y la supervisión para que los portadores de visas no excedan su estadía en territorio estadounidense.

Uno de los ocho senadores involucrados en la elaboración de la propuesta, el republicano Marco Rubio, era el encargado de responder al discurso de Obama en inglés y en español.

El legislador cubanoestadounidense de 41 años está asumiendo un papel protagónico en momentos en que su partido busca un nuevo líder tras haber perdido en noviembre su segunda elección presidencial consecutiva.

La Casa Blanca ha dicho que si el Congreso no ha mostrado progreso sustancial en marzo, Obama presentará su propio proyecto de ley.

El comité judicial del Senado celebrará el miércoles su primera audiencia sobre la reforma migratoria, y los ocho senadores han dicho que esperan tener listo un proyecto de ley el 1 de marzo.

Activistas reaccionaron al discurso presidencial.

Pablo Alvarado, director la Red Nacional de Jornaleros, dijo que "es la hora de que el presidente dé significado a su discurso de esta noche con acciones concretas para abordar el sufrimiento causado por las deportaciones. El primer paso de la vía a la naturalización es la suspensión de las deportaciones".

Obama resultó relecto el 6 de noviembre para un segundo mandato de cuatro años al recibir el 70% del voto hispano, pese a que incumplió su promesa de lograr una reforma migratoria durante su primer periodo de gobierno y deportó a un promedio anual sin precedentes de 400.000 personas.

El mandatario ha dicho en días recientes que la única manera de detener las deportaciones es a través de una reforma legislativa a las leyes migratorias.

La posible reforma migratoria está en gran desventaja en la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos conservadores y en la que se ha mostrado menos interés por el tema, aunque seis representantes (tres de cada partido) trabajan en una propuesta y planean tenerla lista en los próximos días.

El comité judicial de la cámara baja celebró la semana pasada su primera audiencia sobre reforma migratoria.

El ex presidente de ese comité, el republicano Lamar Smith, reiteró el martes sus críticas a la propuesta de Obama, al decir que "si el presidente fuera serio sobre la creación de empleos y la reactivación del crecimiento económico, la amnistía para los inmigrantes ilegales no estaría en su agenda".

"Más de 12 millones de estadounidenses buscan empleo, mientras que ocho millones de inmigrantes ilegales tienen empleos en Estados Unidos. La amnistía significa menos empleos para los inmigrantes legales y los estadounidenses desempleados", dijo Smith, quien describe como amnistía a la propuesta de una reforma migratoria que brinde a los inmigrantes sin documentos la opción de la naturalización.