El senador republicano John McCain, miembro de la Comisión de Servicios Armados del Senado (derecha) habla con la prensa junto al senador Sheldon
El senador republicano John McCain, miembro de la Comisión de Servicios Armados del Senado (derecha) habla con la prensa junto al senador Sheldon Whitehouse sobre la situación en Siria y Medio Oriente, en el Capitolio, el martes 22 de enero de 2013, en Washington. McCain es uno de los ocho senadores que se espera que avalen el lunes 28 de enero de 2013 los nuevos principios para reescribir las leyes de inmigración de Estados Unidos. (Foto AP/J. Scott Applewhite) (J. Scott Applewhite)
WASHINGTON (AP) Varios líderes republicanos y demócratas en el Senado de Estados Unidos alcanzaron un acuerdo sobre los principios que regirán la reforma de las leyes de inmigración. El acuerdo abarca seguridad fronteriza, trabajadores invitados y verificación de los antecedentes de los trabajadores por parte de los empleadores, así como un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes que viven sin residencia legal en el país.

Los detalles del acuerdo serán anunciados durante una conferencia de prensa el lunes por la tarde.

Aunque los detalles espinosos siguen pendientes de negociación y el éxito está lejos de haberse asegurado, el anuncio promete el inicio de lo que podría ser el intento más significativo en los últimos años hacia la revisión de las ineficientes leyes de inmigración de la nación.

El presidente Barack Obama también se ha comprometido a promulgar una legislación migratoria integral. El mandatario viajará a Nevada el martes para explicar su visión, la cual se espera que refleje de manera importante los planes del Senado.

Los ocho senadores que se espera que avalen el lunes más tarde los nuevos principios son los demócratas Charles Schumer (Nueva York), Dick Durbin (Illinois), Robert Menéndez (Nueva Jersey) y Michael Bennet (Colorado) y los republicanos John McCain (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur), Marco Rubio (Florida) y Jeff Flake (Arizona).

Varios de estos legisladores han trabajado sobre el tema durante años. McCain colaboró con el fallecido senador demócrata Edward M. Kennedy sobre una legislación migratoria integral, impulsada en 2007 por el entonces presidente George W. Bush, pero la iniciativa se derrumbó en el Senado cuando no pudo obtener suficiente apoyo republicano.

Ahora, algunos miembros del Partido Republicano dicen que esta vez será diferente. Los republicanos recibieron el castigo de los votos durante las elecciones de noviembre, lo que demostró la importancia de los votantes latinos y su acercamiento cada vez mayor con los demócratas.

"La verdad, lo que ha cambiado es que hay un reconocimiento nuevo, creo, de ambas partes incluso quizá y más importante, del lado republicano de que tenemos promulgar una reforma migratoria integral", dijo McCain el domingo al programa "This Week" de la cadena ABC.

"Creo que es el momento adecuado", agregó.

El grupo parece tener un recién llegado notable en Rubio, de ascendencia cubana y un potencial candidato presidencial en las elecciones de 2016, cuya buena fe conservadora puede ayudar a allanar el camino para ganar el apoyo entre los conservadores, quienes desconfían de cualquier cosa que huela a amnistía. En un artículo de opinión publicado el domingo en el diario Las Vegas Review-Journal, Rubio escribió que el sistema existente ya constituye una "amnistía de facto", y abogó por una "reforma de sentido común".

De acuerdo con documentos obtenidos por The Associated Press, los senadores buscarán conseguir cuatro objetivos:

Crear un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes que residen sin autorización legal en Estados Unidos, supeditado a garantizar la seguridad de las fronteras y un mejor seguimiento de las personas que llegaron con visas.

La reforma del sistema de inmigración legal, que incluya la concesión de tarjetas de residencia (green cards) a los inmigrantes que se gradúen de maestrías, doctorados y otros títulos de educación avanzada en Ciencias, Matemáticas, Tecnología o Ingeniería en alguna universidad estadounidense.

Crear un sistema de verificación eficaz en el mercado laboral, para garantizar que los empleadores no contraten a inmigrantes sin documentos.

Permitir el ingreso de más trabajadores poco calificados al país y permitir que los empleadores contraten inmigrantes siempre y cuando demuestren que no pudieron contratar a un ciudadano estadounidense y establecer un programa de trabajadores agrícolas.

Los principios que se difundirán el lunes fueron resumidos en poco más de cuatro páginas, por lo que muchos detalles siguen sin conocerse.

Lo que los senadores acordaron es similar a las metas de Obama y algunos esfuerzos previos por parte de demócratas y republicanos, pues ya existe un amplio acuerdo en la identificación de problemas con el sistema de inmigración actual. El desacuerdo más difícil probablemente sea cómo brindar una ruta de acceso a la ciudadanía estadounidense.

A fin de satisfacer las inquietudes de Rubio y otros republicanos, los senadores pidieron que primero se completen ciertas medidas en materia de seguridad fronteriza y de vigilancia a quienes llegaron a Estados Unidos con visas, antes de dar pasos importantes en el camino hacia la ciudadanía.

Incluso en ese caso, quienes residen sin permiso legal en Estados Unidos tendrían que calificar primero para un "estatus legal de prueba" que les permita vivir y trabajar en el país pero sin calificar aún para recibir prestaciones federales antes de poder solicitar la residencia permanente. Una vez que se les permita presentar una solicitud, lo harían detrás de todos los demás que ya han solicitado una tarjeta de residencia dentro del sistema de inmigración actual.

Eso podría ser un proceso muy complicado, pero cómo hacerlo más operativo será tema de negociaciones futuras. Los senadores contemplan un proceso más ágil para la obtención de la ciudadanía para los llamados "dreamers", es decir, los inmigrantes que fueron traídos por sus padres a Estados Unidos cuando eran niños, y para los trabajadores agrícolas.

Por su parte, la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado que el marco acordado por los senadores debería proveer protecciones importantes a favor de los inmigrantes no autorizados que son sujetos de explotación por parte de empleadores y viven en "constante temor" debido a su condición migratoria.

La ACLU criticó la propuesta que obliga a los patrones a utilizar el sistema electrónico de verificación de empleados porque constituye "un requisito ligeramente velado de una credencial de identificación" que puede socavar la intimidad de los trabajadores y propiciar discriminación en perjuicio de aquellos que "parezcan o tengan 'acento extranjero'''.

La legislación está en gran desventaja en la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos conservadores y en la que se ha mostrado poco interés por una reforma migratoria.

El debate se realizará en el inicio del segundo mandato de Obama. El presidente pretende sacar provecho del capital político que le proporcionó su victoria en la reelección sobre un tema que ha eludido a otros presidentes y que no pudo abordar durante su primer mandato de cuatro años a pesar de haber prometido acción a los votantes latinos.

"Como el presidente ha dejado en claro desde hace tiempo, la reforma migratoria es una prioridad importante y él se congratula de que está avanzando con el apoyo bipartidista", dijo un portavoz de la Casa Blanca, Clark Stevens, en un comunicado. "Al mismo tiempo, él no estará satisfecho hasta que haya una reforma significativa y seguirá instando al Congreso a que actúe hasta que se logre", agregó.

Para los republicanos, las elecciones de noviembre fueron una dura lección sobre la importancia del voto latino. El 71% de los hispanos votaron por Obama mientras que sólo 27% apoyó al republicano Mitt Romney, un factor que pesó para que Obama asegurara la victoria. Eso llevó a algunos líderes republicanos a concluir que es un imperativo político apoyar la reforma migratoria con una vía a la ciudadanía.