Nueva York, 15 Ene (Notimex).- Sobrevivientes de masacres armadas en Estados Unidos pidieron hoy a la cadena de tiendas Walmart que suspenda la venta de armas de asalto y de municiones para estos productos.

La petición, firmada por sobrevivientes y familiares de víctimas de los tiroteos en la escuela de Newtown y en Virginia Tech y en el ataque a la senadora Gabrielle Giffords, entre otras, reunió además el apoyo de casi 300 mil personas.

En una manifestación frente al Walmart cercano a Newtown, unas 80 personas entregaron la misiva a directivos de la tienda, el mayor vendedor de armas y municiones en Estados Unidos.

El acto es otra más de las reacciones a la masacre de Newtown, que en diciembre pasado dejó 20 niños menores de ocho años de edad muertos, además de siete adultos, a manos de un sujeto que atacó con el rifle de asalto más popular en Estados Unidos.

"Como sobrevivientes de la violencia armada y como familiares de las víctimas, le escribimos para buscar su ayuda y urgirlo a que actúe para que nadie más tenga que sufrir lo que nosotros", indicó la misiva, dirigida a Michael Duke, director de Walmart.

Recordaron que luego de que expiró la prohibición para la venta de rifles de asalto de 2004, ejecutivos de Walmart se comprometieron a no comerciar estos productos, sino tan sólo armas y municiones de cacería.

Sin embargo, "durante los últimos años, desvergonzadamente decidieron que las utilidades de su compañía eran más importantes que mantener su palabra", asentaron las víctimas.

Pidieron por ello a Walmart que ponga a las familias por encima de las ganancias, y que evite que la siguiente masacre en Estados Unidos sea ejecutada por armamento vendido en sus establecimientos.