Tasha Devoe, izquierda, participa en una marcha hacia las oficinas de la Asociación Nacional de Portadores de Armas, o NRA, en Washington, el lunes 17 de
Tasha Devoe, izquierda, participa en una marcha hacia las oficinas de la Asociación Nacional de Portadores de Armas, o NRA, en Washington, el lunes 17 de diciembre de 2012. Frenar la violencia con armas de fuego será una prioridad del presidente Barack Obama en su segundo mandato, dicen sus asesores. (Foto AP/Manuel Balce Ceneta) (Manuel Balce Ceneta)
WASHINGTON (AP) El presidente Barack Obama respaldó el lunes la idea polémica de imponer prohibiciones a las armas de tipo militar y de cargadores con alta capacidad, así como una revisión más estricta de los antecedentes quienes compren armas, pero admitió que seguramente no tendrá el apoyo de todos en el Congreso, renuente a aumentar las restricciones.

"¿Serán aprobadas todas (las medidas propuestas) por este Congreso? No lo sé", dijo Obama. Agregó que los legisladores tendrían que "examinar su propia consciencia" al abordar la legislación de control de armas después del horroroso tiroteo en la escuela de Connecticut, ante la férrea oposición de la Asociación Nacional de Portadores de Armas (NRA por sus siglas en inglés) y otros grupos afines.

Obama habló al mediodía en una conferencia de prensa en la Casa Blanca un mes después del baño de sangre en la escuela primaria Newtown, el cual detonó una discusión nacional sobre prevención de tiroteos masivos.

El presidente dijo que en los próximos días presentará un plan de acción integral para disminuir la violencia con armas de fuego. Su plan se basará en recomendaciones del grupo de trabajo sobre armas del vicepresidente Joe Biden y se espera que incluya tanto propuestas legislativas como pasos que pueda implementar Obama por sí mismo, recurriendo a poderes presidenciales.

Sin embargo, los elementos más arrolladores y beligerantes incluida la prohibición a armas de tipo militar requerirán la aprobación de un Congreso que ha sido reacio a abordar una legislación de control de armas durante más de una década.


Advertisement

La NRA, que es poderosa políticamente, ha prometido enfrentar cualquier medida que limite el acceso a armas y municiones, una posición de línea dura que podría influir a algunos republicanos y demócratas conservadores.

A pesar de la oposición, Obama dijo que "perseguiría vigorosamente" medidas para fortalecer las leyes sobre armas. "Mi punto de partida es no preocuparme sobre la política", afirmó.

Tratando de mantener la presión sobre los legisladores, Obama dijo el lunes: "Si todos en los partidos estuvieran tan profundamente conmovidos y entristecidos como yo estuve por lo que ocurrió en Newtown, entonces vamos a tener que votar con base en lo que pensamos que es mejor".

Los funcionarios dijeron que Obama y Biden se reunieron la tarde del lunes para analizar las recomendaciones del vicepresidente. Antes de esa reunión, Biden estuvo con una decena de demócratas de la Cámara de Representantes que han formado su propio grupo de tarea sobre violencia por armas de fuego y cuyo apoyo político será necesario para hacer avanzar la iniciativa de ley en el Congreso.