LOS ANGELES (AP) Vientos de hasta 80 kph (50 mph) agravaron el lunes la ola de frío que padece California, donde sus agricultores se afanan por salvar sus cosechas de cítricos y los se ven obligados a abrigarse.

En el centro de Los Angeles la temperatura cayó a 1,6 grados Celsius (35 grados Fahrenheit) antes del amanecer del lunes, superando la marca anterior de 2,2 C (36 F) registrada el 14 de enero del 2007.

En otros lugares, el termómetro bajó a -10,5 C (13 F) en la zona desértica de Lancaster a las 6 de la mañana, -4 C (25 F) en Fresno, -2,7 C (27 F) en Temecula, 0,5 C (33 F) en Redondo Beach y Sacramento, 2,2 C (36 F) en Van Nuys y Palm Springs y 4,4 C (40 F) en San Francisco.

En el Bosque Nacional Angeles, donde la temperatura cayó durante la noche debajo de los -6 C, el senderista de Arcadia Danny Kim, de 28 años, fue encontrado el domingo por la noche tras pasar 26 horas en la zona boscosa de West Fork. Kim fue llevado por aire a un hospital para ser atendido por hipotermia.

Los vientos de Santa Ana se han sumado ahora a la ola de frío que empezó hace una semana, afectando a zonas como el Valle de San Fernando, Riverside, Chino Hills y Oxnard Plain, en el condado Ventura.

Los vientos ayudaron a impedir que se congelaran la mayoría de las cosechas en el sur de California.

Empero, el descenso de las temperaturas ha puesto en peligro la cosecha de las mandarinas y naranjas en el Valle de San Joaquín.


Advertisement

Las mandarinas sólo pueden aguantar temperaturas de cero grados Celsius (32 F).