WASHINGTON (AP) El gobierno del presidente Barack Obama presionará para intensificar el control de armas en respuesta a la masacre en una escuela primaria de Connecticut, destacó el jueves el vicepresidente Joe Biden, mientras que John Boehner, el presidente de la Cámara de Representantes bajo control republicano, dijo que estudiaría las propuestas.

Biden, que se encarga de supervisar la respuesta del gobierno a la matanza de 20 niños y seis adultos el viernes en una escuela primaria de Newtown, Connecticut, dijo que él y el presidente Barack Obama están "absolutamente comprometidos" a reducir la violencia armada en Estados Unidos.

"Aún cuando solo podamos salvar una vida, tenemos que entrar en acción", dijo Biden.

Biden, que siempre defendió el control de armas, se reunió el jueves con los miembros del gabinete y las autoridades de todo el país. Indicó que deseaba reunirse con el grupo, que incluye representantes de por lo menos una decena de organizaciones policiales, porque ellos "saben más que nadie que es lo que se necesita".

Los jefes policiales han ayudado a aplicar innovaciones en el sistema judicial, tales como la función policial en la comunidad y los tribunales para casos de drogas, destacó Biden, y tienen un amplio punto de vista sobre la manera de abordar la violencia armada.

Los proyectos que han tratado de aplicar medidas para el control de armas han tenido durante años fuerte oposición en el Congreso, pero eso podría estar cambiando debido a los eventos de Connecticut, que han provocado estupor en la nación.


Advertisement

Después de la matanza, Obama dio indicios por primera vez de que estaba dispuesto a gastar un considerable capital político en el asunto. Algunas importantes personalidades del Capitolio, defensores del uso de armas, demócratas y republicanos por igual, han expresado deseo de debatir nuevas medidas.

Cuando se le preguntó a Boehner, republicano de Ohio, si permitiría que se vote por una ley de control de armas, dijo que él y sus correligionarios "se unen al duelo del presidente por las víctimas de la horrible tragedia en Connecticut".

Cuando Biden expuso sus recomendaciones, Boehner respondió: "Con toda certeza las tomaremos en consideración".

Obama encargó a Biden el miércoles que encabece una comisión especial sobre violencia armada y fijó un plazo hasta enero para que hiciera recomendaciones.

El grupo analiza cambios como la restitución de una prohibición a las armas de uso militar, impedir que se permita que los compradores de armas eludan el control de antecedentes y que se restringa el uso de cargadores de numerosas municiones.

Biden dijo que la prohibición en el uso de armas semiautomáticas, que expiró en el 2004, es algo que el Congreso puede lograr de inmediato. Presionó a los jefes de policía a impulsar esa medida.