WASHINGTON (AP) La Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, prosiguió el jueves con una iniciativa que elevaría los impuestos a la gente que gane más de 1 millón de dólares anuales, mientras se desvanecen las esperanzas de lograr un acuerdo antes de Navidad para evitar el "precipicio fiscal".

El presidente Barack Obama y John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, buscan un acuerdo que evite la combinación de aumentos en los impuestos y recortes al gasto que entrarán en vigor en enero.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que los legisladores regresarán el jueves pasando Navidad porque las negociaciones para reducir el gasto no han dado resultados. El líder republicano de la cámara baja, Eric Cantor, dijo que los legisladores de su partido tiene los votos necesarios para aprobar un "plan B" elaborado por Boehner, con el que busca incrementar la presión sobre los demócratas y sobre Obama.

"Como republicanos, hemos adoptado acciones concretas para evitar el abismo fiscal", declaró Cantor en conferencia de prensa. Expresó su confianza en que el liderazgo republicano tendrá suficientes votos para aprobar la iniciativa.

Pero el proyecto parece destinado a morir en el Senado y la Casa Blanca amenazó de antemano con vetarlo.

La posibilidad de un feriado arruinado y la falta de un acuerdo hicieron rondar el pesimismo. El líder republicano en el Senado Mitch McConnell culpó al presidente y los demócratas.


Advertisement

"Han estado jugando con los estadounidenses por meses", dijo McConnell. "Han dicho no a todas las propuestas que se les han presentado para evitar el precipicio fiscal, incluyendo las suyas. Se está acabando el tiempo. Están sentados sobre sus manos, no están haciendo nada".

El miércoles, un confiado Obama rechazó la propuesta republicana y dijo que él y Boehner sólo están separados por algunos cientos de miles de millones de dólares en un pacto por más de 2 billones de dólares para reducir en 10 años el déficit fiscal.

Boehner dijo que el presidente será responsable "por el mayor incremento de impuestos en la historia" si hace efectiva su amenaza de veto.