Foto de la policía del condado de Clackamas de Jacob Tyler Roberts, sospechoso de haber asesinado a dos personas el martes, 11 de diciembre del 2012 en un
Foto de la policía del condado de Clackamas de Jacob Tyler Roberts, sospechoso de haber asesinado a dos personas el martes, 11 de diciembre del 2012 en un tiroteo realizado en el centro comercial Oregon Mall. Roberts se suicidó tras el ataque. (Foto AP/Policía del condado de Clackamas) (Associated Press)
PORTLAND, Oregón, EE.UU. (AP) Para la policía y los testigos, Jacob Tyler Roberts era un atacante con una misión muy concreta: disparar sin cesar con un fusil semiautomático en un centro comercial de Portland, matando a la postre a dos personas e hiriendo gravemente a otra. Para los anonadados amigos y familiares de Roberts, era solamente Jake, un joven feliz de 22 años al que los gustaban los videojuegos y hablaba de irse a Hawai.

"Jake nunca fue un tipo violento", dijo la ex novia de Roberts, Patricia Sansburn, a la cadena de televisión ABC. "Su principal objetivo era hacerte reír, sonreír, hacer que la gente se sintiera cómoda. No se pueden reconciliar esas diferencias".

"Le odio por lo que hizo, pero no puedo odiar a la persona que conocí porque en nada se parecía a la persona que acudió al centro comercial y actuó tan violentamente", agregó.

La oficina de la policía del condado de Clackamas dijo que Roberts tenía varios cargadores repletos cuando llegó el martes al centro comercial. Estacionó su vehículo frente a la entrada del segundo piso de Macy's y recorrió el establecimiento antes de comenzar a disparar sin apuntar en la sección de los restaurantes.

Mató a Steven Mathew Forsyth, de 45 años, y a Cindy Ann Yuille, de 54, dijo la policía. Kristina Shevchenko, de 15 años, resultó herida y se encontraba el miércoles en estado grave.


Advertisement

Sansburn dijo que Roberts había abandonado recientemente su trabajo en un restaurante de comida rápida de Portland y había vendido todas sus pertenencias, indicando a su novia que se iba a Hawai. Debía haber tomado un vuelo el sábado, pero le contó que se emborrachó y lo perdió.

"Y luego ocurre esto. ... Me hace pensar si realmente planeaba irse a Hawai", contó Sansburn a la cadena ABC.

Sansburn no devolvió las llamadas telefónicas dejadas por The Associated Press, y nadie respondió cuando tocaron a su puerta el miércoles.