NUEVA YORK (AP) Cientos de mexicanos recibieron el miércoles la Antorcha Guadalupana en el corazón de Manhattan, al culminar una peregrinación de casi dos meses que trajo la llama desde Ciudad de México para simbolizar las esperanzas de millones de inmigrantes y el deseo de una reforma migratoria.

Al ritmo de tambores y danzas indígenas prehispánicas, mexicanos de todas partes del país cargaron la Antorcha por la Quinta Avenida hasta llegar a la Catedral de San Patricio, donde rezaron a las imágenes de la Virgen de Guadalupe y llevaron a sus hijos al altar para que fueran bendecidos.

"Me da mucha emoción estar aquí. En mi trabajo me dieron permiso para poder venir a la misa", dijo Primo Domínguez, un repartidor de pizza que nació en Puebla y que llevaba la imagen de la Virgen como fondo de pantalla en su iPhone. "Yo cargué la Antorcha desde Virginia hasta Washington. Me sentí muy contento".

La Antorcha fue transportada por aproximadamente 8.500 mexicanos que caminaron en relevo desde la Basílica de la Virgen de Guadalupe, en Ciudad de México, el 22 de septiembre, hasta la Gran Manzana. La peregrinación, que cruza la frontera y avanza por el sur y el este de Estados Unidos, sirve para recordar a los que han perdido su vida emigrando de forma ilegal y simboliza la unión de los mexicanos separados por políticas migratorias.