Yolanda Martinez realiza una inspección visual a las boletas electorales el miércoles 7 de noviembre de 2012, para asegurarse de que no haya errores que
Yolanda Martinez realiza una inspección visual a las boletas electorales el miércoles 7 de noviembre de 2012, para asegurarse de que no haya errores que causen su anulación en la Oficina Electoral del Condado de Sacramento, California. En un claro mensaje al Partido Republicano, millones de votantes hispanos apoyaron la reelección del presidente Barack Obama, reforzando la adherencia de los demócratas a la Casa Blanca. (Foto AP/The Sacramento Bee, Renee C. Byer) (Associated Press)
NUEVA YORK (AP) Las familias hispanas de Estados Unidos, "aspirantes" a pertenecer a la clase media, no pueden asumir aumentos de impuestos ni decisiones precipitadas del Congreso que sumerjan al país en otra recesión, aseguraron el miércoles activistas, políticos demócratas y representantes de la Casa Blanca.

Una familia hispana con dos hijos que gana una media de entre 50.000 y 85.000 dólares al año podría enfrentar un aumento de impuestos de hasta 2.200 dólares si el Congreso no logra un acuerdo justo en sus negociaciones para evitar el llamado "abismo fiscal", dijo Julie Rodríguez, directora adjunta de Asuntos Latinos e Inmigración para la Oficina de Participación Pública de la Casa Blanca.

"(Un aumento de impuestos) son dólares críticos que impactarían la vida diaria de los hispanos y su habilidad de tener el dinero que necesitan para proveer para su familia y contribuir al crecimiento de la economía", dijo Rodríguez durante una llamada telefónica con periodistas organizada por el Consejo Nacional de La Raza.

Legisladores republicanos están negociando con el presidente Barack Obama para ver cómo enfrentan la combinación de aumento de impuestos y recortes en gastos del gobierno que de forma automática empezaría a principios del 2013.

Los republicanos han propuesto aumentar la edad de elegibilidad para Medicare y reducir las aumentos por el costo de la vida en las prestaciones de la Seguridad Social. Obama quiere que individuos que ganen más de 200.000 dólares y las parejas que obtengan más de 250.000 dólares anuales paguen más impuestos. La Casa Blanca ha propuesto aumentar los tributos en 1,6 billones de dólares a lo largo de 10 años.

Mientras tanto, la comunidad hispana ha sufrido más las consecuencias de la reciente crisis económica que otras comunidades y por eso es importante que no se la castigue, dijeron los participantes en la conferencia.

El nivel de desempleo entre hispanos es del 10% mientras que entre la población general es del 7,9%, recordó el congresista demócrata Xavier Becerra. El nivel de ejecuciones hipotecarias es del 5% entre blancos y casi del 10% entre hispanos, agregó.

"Los hispanos son la clase aspirante de América", dijo Becerra. "Somos mas jóvenes y menos ricos que la media estadounidense. Somos compradores de una casa por primera vez. Somos a menudo los que nos graduamos de la universidad por primera vez. Aspiramos a ser clase media. Si se exprime a los que no están en el medio, éstos pueden acabar fuera".

La reducción masiva al presupuesto previsto para el 2013 afectará programas claves para hispanos en áreas como la educación, salud o vivienda, resultando en un aumento de impuestos para familias trabajadoras a menos que el Congreso lo evite, dijeron los activistas.

La Agenda Nacional de Liderazgo Hispano, una coalición de 30 organizaciones hispanas de todo el país, hizo pública el miércoles una carta enviada a líderes del Congreso y a Obama avisando del impacto negativo que tendrían en la comunidad hispana recortes a ciertos programas. El documento pide al gobierno que reduzca su presupuesto de defensa en lugar de dejar de invertir en proyectos de entrenamiento laboral o aprendizaje de inglés.

Los hispanos jugaron un papel clave en las elecciones presidenciales del mes pasado y en la victoria de Obama y merecen que en Washington se negocie una solución equilibrada para reducir el déficit actual, dijo Janet Murguía, presidenta y directora ejecutiva del Consejo Nacional de la Raza.

"Necesitamos proteger a los más vulnerables entre nosotros durante este proceso. Este no es el momento de aumentar impuestos a familias trabajadoras", dijo Murguía. "Los hispanos representan a un segmento cada vez mayor de nuestra fuerza laboral y por lo tanto son nuestros futuros contribuyentes".

Aproximadamente 3,6 millones de familias hispanas trabajadoras y 6,3 millones de niños hispanos deberían poder seguir beneficiándose de las mejoras realizadas a los créditos fiscales que se otorga por hijo y por nivel salarial, dijo Rodríguez.

"Sabemos que podemos reducir el déficit mientras aun hacemos inversiones estratégicas en sectores en los que tenemos que generar una fuerte clase media y una fuerte economía", agregó.