WASHINGTON (AP) La Cámara de Representantes votó el viernes en favor de otorgar tarjetas verdes de residencia permanente a los estudiantes extranjeros graduados con diplomas de postgrado en ciencias y matemáticas de universidades estadounidenses, lo que seguramente generará una enconada batalla el próximo año sobre política de inmigración.

Incluso este humilde paso, respaldado con entusiasmo por la industria de la alta tecnología, seguramente quedará empantanado en el Congreso, indicio de la dificultad para encontrar soluciones duraderas al sistema nacional de inmigración.

Para los republicanos que fueron soslayados mayormente por el electorado hispano en los comicios de noviembre, la votación a favor de la Iniciativa Laboral STEM fue una ocasión de demostrar que han ablandado su posición en temas de inmigración y están dispuestos a elaborar un plan de entrada más abierto y accesible en el país. Un proyecto más amplio no solamente consideraría a los residentes legales sino a unos 11 millones que no tienen residencia legal en Estados Unidos.

En otro gesto a los hispanos y otras minorías raciales, los legisladores agregaron una provisión que facilitaría a los poseedores de la tarjeta verde reunirse con sus esposas e hijos que residen en el extranjero.

Empero, para muchos demócratas y el gobierno del presidente Barack Obama, la iniciativa del viernes fue un error.

Los demócratas, incluyendo los miembros del Grupo Legislativo Hispano, criticaron el proyecto de ley que compensa la concesión de 55.000 visados nuevos de residencia mediante la eliminación de otros tantos en un programa que otorga tarjetas verdes a inmigrantes de menores conocimientos, especialmente los de Africa. STEM son las iniciales en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Una declaración de la Casa Blanca manifestó entusiasmo porque el Congreso "parece dispuesto a iniciar un serio debate para enmendar nuestro quebrado sistema de inmigración". Empero, aclaró que el presidente no respalda "propuestas estrechamente diseñadas" que no cumplan los objetivos a largo plazo de una amplia reforma.

La Casa Blanca quiere otorgar residencia permanente a los jóvenes que fueron traídos ilegalmente de niños al país, encontrar un sistema mejor para los braceros agrícolas, crear una vigilancia fronteriza efectiva y un programa de verificación de trabajadores, además de decidir la forma en que los inmigrantes afincados ilegalmente en Estados Unidos puedan obtener la residencia permanente.

El Senado, controlado por los demócratas, seguramente no prestará atención al proyecto de ley STEM aprobado por los congresistas en las últimas semanas de la presente legislatura.

La idea de mantener a los estudiantes extranjeros con diplomas de postgrado en el STEM recibió un gran respaldo bipartidista y la industria de la alta tecnología, ya que muchos de los estudiantes más brillantes se vieron obligados a salir de Estados Unidos y trabajar para la competencia en el exterior.