WASHINGTON (AP) Se suponía que grupos independientes de tendencia republicana serían cruciales para la victoria de Mitt Romney; pero terminaron estando entre los grandes perdedores de la contienda presidencial, tras haber gastado 380 millones de dólares en anuncios para echar del cargo al mandatario Barack Obama, sólo para quedarse cortos.

Los grupos tuvieron el campo libre después de una decisión de la Corte Suprema que permitió a individuos acaudalados y corporaciones gastar libremente para influir en las elecciones.

Las derrotas de los republicanos están forzando a los líderes de esos grupos a reexaminar su estrategia y determinar la mejor manera de gastar su dinero para campañas.

Entre quienes están sintiendo la punzada de la derrota están American Crossroads y su brazo no lucrativo, Crossroads GPS. Ellos gastaron 180 millones de dólares en anuncios contra Obama.



Advertisement