NUEVA YORK (AP) - El padre de un adolescente negro muerto a tiros por un hispano que fungía como jefe de vigilancia vecinal en un barrio de la Florida dijo el miércoles a cientos de personas que marcharon por Nueva York que su hijo "no merecía morir".

Los manifestantes corearon "Queremos arrestos" durante la Marcha de Un Millón de Capuchas en la plaza Union de Manhattan.

Trayvon Martin, de 17 años, fue muerto a tiros el 26 de febrero cuando regresaba a un barrio cercado en Sanford, Florida, después de comprar golosinas. Estaba desarmado y llevaba capucha.

El capitán de los vigilantes vecinales George Zimmerman no ha sido arrestado. Dijo que disparó al joven desarmado en defensa propia.

La justicia federal investiga el caso para determinar si hubo violación de los derechos cívicos.

El padre del joven, Tracy Martin, dijo que la familia no descansará hasta "obtener justicia".

Copyright 2012 The Associated Press.