Para hacer frente a las especulaciones sobre la progresiva pérdida de movilidad en la cara, la actriz Nicole Kidman declaró al diario italiano La
Para hacer frente a las especulaciones sobre la progresiva pérdida de movilidad en la cara, la actriz Nicole Kidman declaró al diario italiano La Repubblica que sí llegó a utilizar Botox para prevenir las arrugas faciales y marcas de expresión, pero que ahora eso es cosa del pasado (Agencia Reforma)
MÉXICO, DF 1-Feb .- Para hacer frente a las especulaciones sobre la progresiva pérdida de movilidad en la cara, la actriz Nicole Kidman declaró al diario italiano La Repubblica que sí llegó a utilizar Botox para prevenir las arrugas faciales y marcas de expresión, pero que ahora eso es cosa del pasado.

De acuerdo con la información reproducida por Huffington Post, la australiana reconoció que utilizó en varias ocasiones el químico tan socorrido entre las celebridades, por lo cual fue perdiendo flexibilidad en la piel al momento de gesticular.

No obstante, aseguró que su cara es completamente natural, sin cirugías, pues ahora que ha dejado de utilizar Botox su apariencia ha vuelto a la normalidad.

"No me he hecho ninguna cirugía. Lo intenté con el Botox, por desgracia, pero salí de eso y ahora por fin puedo mover mi cara de nuevo".

En 2011, la ex esposa de Tom Cruise negó en varias ocasiones su afición al tratamiento, también utilizado por famosos como George Clooney, Melanie Griffith, Courteney Cox, Demi Moore y Madonna, aunque algunas de ellas tampoco han aceptado sus visitas al cirujano.

La ahora pareja del músico Keith Urban aseguró al diario italiano que el secreto de su buena apariencia es el cambio de hábitos y cuidados personales.

"Trato de cuidar más mi estilo de vida. Me pongo protector solar, no fumo y me ocupo de mí misma, y me siento orgullosa de decir eso", manifestó la ganadora del Óscar por su papel en la cinta Las Horas (2002).


Advertisement

Botox es un tratamiento cosmético que contiene toxinas botulínicas, responsables de producir parálisis y contracciones musculares, utilizado incluso como arma nuclear, pero que en pequeñas dosis sirve para contrarrestar las marcas propias del envejicimiento.