La obsesión de algunas celebridades por conservarse jóvenes y bellas las ha llevado a caer en los excesos, como es el caso de Nicole Kidman, quien de
La obsesión de algunas celebridades por conservarse jóvenes y bellas las ha llevado a caer en los excesos, como es el caso de Nicole Kidman, quien de acuerdo con expertos mexicanos consultados, se ha inyectado tanto bótox que ahora es incapaz de transmitir emociones a través de su rostro (Agencia Reforma)
MÉXICO, DF 21-Ene .- La obsesión de algunas celebridades por conservarse jóvenes y bellas las ha llevado a caer en los excesos, como es el caso de Nicole Kidman, quien de acuerdo con expertos mexicanos consultados, se ha inyectado tanto bótox que ahora es incapaz de transmitir emociones a través de su rostro.

"El ejemplo claro es Nicole Kidman. ¡Era preciosa...! pero se inyectó tanto que hasta daba miedo. Hace algunos años, ella reconoció que se había vuelto adicta", comentó la coordinadora de modas y productora de eventos internacionales de belleza, Heidi Ruiz.

Sarahí Reza, consultora de imagen por Talking Image Institute de Londres, Inglaterra, y quien ha colaborado con diversos famosos y fotógrafos de moda, coincidió con Ruiz en que Kidman ha abusado del medicamentos cosmético al grado de tener un rostro inexpresivo.

"Me parece paradójico que exageren y que realmente congelen sus músculos hasta parecer máscaras. Es como un bailarín que se paralizara los dedos, por ejemplo", afirmó.

Para el doctor Gustavo González, miembro de la Academia de Cirugía Plástica y Reconstructiva en México, y quien ha atendido a numerosas personalidades del medio del espectáculo, la ex esposa de Tom Cruise cambió su rostro radicalmente con cirugías y bótox.

De tener cara redonda, sonrojada, y cabello chino y pelirrojo, ahora Kidman es rubia, con rostro estirado y pómulo marcado, explicó González, debido a que se retiró las bolsas de grasa de las mejillas.

"Lo malo no es el bótox en sí, sino la mala aplicación que se haga de él", aseguró.


Advertisement

"Debe ser aplicado por un médico certificado y de manera profesional. Y todo este exceso viene por la presión de Hollywood de que las actrices se mantengan siempre jóvenes, hermosas y aguanten un primer plano".

Los especialistas entrevistados señalaron a otras figuras, como Carla Bruni, Kylie Minogue, Cher, Melanie Griffith, Madonna, Meg Ryan, Donatella Versace, Goldie Hawn y Lindsay Lohan, que han modificado su rostro, con resultados cuestionables, dado al uso constante de bótox.

En el caso de mexicanas, compartió Gustavo González, y a diferencia de las estrellas antes citadas, han afectado sus rasgos faciales con cirugías e inyecciones de bótox, que si bien les han eliminado arrugas, también han desvanecido cualquier evidencia de naturalidad.