Paulina Rubio durante una presentación en el Festival New Orleans Jazz and Heritage en Nueva Orleans en una fotografía del 5 de mayo de 2012. (Foto
Paulina Rubio durante una presentación en el Festival New Orleans Jazz and Heritage en Nueva Orleans en una fotografía del 5 de mayo de 2012. (Foto AP/Gerald Herbert, archivo) (Gerald Herbert)
MIAMI (AP) Paulina Rubio pidió a un juez federal de Miami que desestime una nueva demanda judicial que enfrenta por la presunta falta de pago de horas extras y agresiones físicas a un ex asistente personal, de acuerdo con documentos a los que tuvo acceso el jueves la AP.

En la demanda, Felipe Restrepo Betancur un ex asistente personal de Rubio reclama el pago de horas extras y una compensación de al menos 250.000 dólares por los daños sufridos, así como también que la cantante abone los honorarios de sus abogados y los costos en los que incurra por el proceso judicial.

El ex asistente de la llamada "Chica Dorada" alega que Rubio lo maltrató en un viaje a México.

Pero Rubio le aseguró al juez William Zloch que no tiene ninguna deuda con su ex asistente, y le pidió que desestime la acusación relacionada con el pago de las horas extras.

"Los acusados niegan vehementemente todos los argumentos y reclamos de los demandantes", sobre que Rubio le debe a Restrepo dinero por horas extras trabajadas, o salarios impagos, señala el documento presentado el miércoles por los abogados de Rubio, Omar Ortega y Rey Orta.

Tras indicar que se ha extendido un cheque de poco más de 3.100 dólares a Restrepo por la deuda de salarios y horas extras reclamada, los abogados de Rubio pidieron al juez que desestime las acusaciones y envíe a una corte estatal las de agresiones, por falta de jurisdicción en el tema.

"Los acusados solicitan que este tribunal traslade la otra acusación de agresión y violencia a una corte estatal", indica el documento de nueve páginas.

La demanda se suma a las otras que Rubio enfrenta en los tribunales de Miami, entre ellas una por incumplimiento de un contrato en Colombia y otra por el divorcio de su esposo Nicolás Vallejo-Nájera. Este año, además, perdió una demanda en España contra varios medios de comunicación que insinuaron que era lesbiana.

La AP intentó comunicarse con los abogados de Rubio y de Restrepo, pero ninguno respondió los mensajes de correo electrónicos enviados.

De acuerdo con los documentos judiciales presentados por el ex asistente, cerca del 28 de octubre Rubio se "irritó" y tuvo comportamientos "abusivos y violentos" con él a raíz de que llegó tarde a un vuelo de Miami a México.

El asistente personal debió cambiar el pasaje para que Rubio pudiera estar a tiempo en una presentación en México, pero no consiguió asientos de primera clase y Rubio se molestó porque debió viajar en un asiento de clase turista, indica la demanda firmada por el abogado Richard Wolfe.

"El comportamiento abusivo y el enojo de Rubio con el demandante comenzó en el avión", señala el documento, y explica que la cantante le pegó con los puños y "abusó verbalmente de él".

Las agresiones persistieron durante todo el fin de semana que Restrepo acompañó a Rubio en México, según el documento.

"Durante este tiempo la señora Rubio golpeó con sus puños, abofeteó y pateó" a Restrepo, causándole lesiones en sus brazos y espinillas, detalla el informe. "La señora Rubio arrojó objetos al demandante, causándole daños físicos y emocionales".

Ambos regresaron a Miami el 28 de octubre, y de inmediato Restrepo dejó de trabajar para Rubio, de acuerdo con la demanda de seis páginas presentada a comienzos de noviembre en los tribunales federales de Miami.

Al pedir que la acusación de presunta violencia sea transferida a un tribunal estatal, los abogados de Rubio hicieron ninguna mención a las supuestas agresiones.

De acuerdo con la demanda, Restrepo se desempeñó como asistente personal de Rubio entre el 26 de agosto y el 29 de octubre, aproximadamente.

No es la primera vez que Rubio enfrenta a la ley por su comportamiento. En el 2011 llego a un acuerdo con la fiscalía de Miami para evitar un juicio por desacato a las autoridades policiales y alteración del orden público. El caso surgió después que choco su BMW y se negó a cumplir una orden policial para que se trasladara caminando a un sitio seguro y mostrara su licencia de conducir. La cantante gritó a unos policías "abusadores" y "mentirosos", y después se disculpó diciendo que estaba nerviosa porque debía regresar a darle el pecho a su bebé.

___