ARCHIVO- En imagen del 7 de abril de 2004, los integrantes de la banda Los Lobos, de izquierda a derecha, Louie Pérez, César Rosas, Conrad Lozano, David
ARCHIVO- En imagen del 7 de abril de 2004, los integrantes de la banda Los Lobos, de izquierda a derecha, Louie Pérez, César Rosas, Conrad Lozano, David Hidalgo sosteniendo una guitarra, y Steve Berlin en Los Angeles. Los festejos por el aniversario 40 de Los Lobos continúan, tras iniciar oficialmente el Día de Acción de Gracias. (Foto AP/Damián Dovarganes, archivo) (Associated Press)
LOS ANGELES (AP) Son considerados los padres del rock and roll chicano, la primera banda que tuvo el descaro, y algunos incluso dirían la ingenuidad, de fusionar punk rock con la canción popular mexicana.

Fue un grupo llamado Los Lobos el que tuvo la inusual idea de incorporar un acordeón, un saxofón y algo llamado bajo sexto junto con batería y guitarras Fender Stratocaster para luego hacer estallar una canción popular de tono ranchero o una melodía inspirada en la música de "conjunto" por medio de amplificadores de doble reverberación, aproximadamente a dos veces el volumen al que uno esperaría escucharlas.

"Eran latinos que no tenían miedo de romper el molde de lo que se esperaba y lo que tradicionalmente interpretaban. Eso los hizo legendarios, incluso entre quienes al principio no estaban familiarizados con su repertorio", dijo Greg González, de la joven banda de fusión funk-latino Grupo Fantasma, ganador de Grammy.

Pero los integrantes de Los Lobos, el grupo que empezó a tomar forma hace cerca de 40 años en los pasillos de una escuela secundaria de barrio, consideran que siguen siendo "sólo otra banda del este de Los Angeles", frase que el grupo ha usado en el título de no uno, sino dos de sus álbumes, entre una veintena que han grabado.

Mientras continúan los festejos de todo el año por el 40mo aniversario de Los Lobos la celebración empezó oficialmente el Día de Acción de Gracias, último jueves de noviembre_, mucho falta por hacer para recordar la manera en que la banda inició como un mariachi, trabajando duro en el anonimato por casi una década en bodas en el este de Los Angeles y fiestas en casas, antes de llegar al estrellato contra todos los pronósticos.

Eso es cierto, en parte.

Mucho antes de que el mariachi estuviera en la vida de Los Lobos, lo estuvo el estruendoso rock . Antes de que el trío latino Los Panchos les causara un impacto, estuvo Jimi Hendrix.

"De hecho fui a verlo cuando yo tenía 14 o 15 años", dijo el baterista, guitarrista y vocalista Louie Pérez, recordando cómo insistió a su madre viuda a fin de que le comprara un boleto para el concierto de Hendrix mediante parte del dinero que obtenía cosiendo ropa en una fábrica clandestina.

"Me senté justo enfrente", recuerda en tono emocionado. "Esa experiencia de alguna manera reorganizó mis células cerebrales".