FILE - This July 14, 2012 file photo shows Mexican director Guillermo del Toro at Comic-Con in San Diego, Calif. Del Toro is executive producer of the
FILE - This July 14, 2012 file photo shows Mexican director Guillermo del Toro at Comic-Con in San Diego, Calif. Del Toro is executive producer of the animated film "Rise of the Guardians." (Photo by Jordan Strauss/Invision/AP, file) (Jordan Strauss)
NUEVA YORK (AP) Muchos querrían tomarse una cerveza con Guillermo del Toro, pero al cineasta mexicano no le apetece relajarse: su vida social es el trabajo, asegura, y ahora tiene más proyectos que nunca. Entre ellos, volver a dirigir una película de terror después de 15 años.

"No soy alguien al que le guste salir a tomar una cañas o un cafecito. No me gusta. Desde niño nunca me ha gustado", asegura el afamado director y productor, quien a los 7 años compró una antología del terror como su primer libro.

"Estoy muy ocupado, preparándome, entre otras cosas para dirigir una película que será de horror, de fantasmas. Hace mucho que no hago una película en mi género. Me atrae muchísimo volver a él como director", añadió el viernes en una entrevista con The Associated Press.

Del Toro planea empezar a dirigir "Crimson Peak" a finales del año 2013, con miras a estrenarla al año siguiente. El cineasta se abstuvo de dar detalles sobre esta película, que se encuentra en etapas muy iniciales.

Autodescrito como "un fanático obsesivo" del cine de terror, aseguró que no dirige un filme cuyo único objetivo sea asustar desde "Mimic", de 1997, sobre un tipo de insecto modificado genéticamente para acabar con una plaga de cucarachas que años después de lograr ese objetivo regresa para acabar con la raza humana.

Y acotó que no incluye dentro de este género su película del 2001 "El espinazo del diablo".

"En 'El espinazo del diablo' quería que el fantasma no diera miedo", rió Del Toro. "El miedo es muy primario. Siempre me ha gustado lo que pasa con las emociones humanas cuando el miedo tiene una influencia en ellas".

El cineasta se encontraba el viernes en Nueva York para promover la nueva cinta animada de DreamWorks "Rise of the Guardians", de la que fue productor ejecutivo.

La cinta, en la que clásicos personajes infantiles como Santa Claus, el conejo de Pascua o el Hada de los dientes se unen en contra de fuerzas del mal que pretenden dar pesadillas a los niños, se estrena el 21 de noviembre en Estados Unidos y a finales de mes en Latinoamérica.

El maestro de lo monstruoso, creador de películas como "El laberinto del fauno" o la serie "Hellboy", dijo que acaba de renovar su contrato con la productora DreamWorks por tres años más y le espera un 2013 lleno de trabajo, como terminar de dirigir el filme de ciencia ficción "Pacific Rim" o producir la película animada "Pinocchio".

Pero "Crimson Peak" pareciera ser la que lo tiene más entusiasmado.

Para el mexicano, no es posible repetirse o hacerse pesado en películas de miedo mientras el tema en que se centren le apasione a uno. El productor, director y guionista lo comparó con cocinar: "Vas probando la sopa y le pones ingredientes que quizás a otros no se le ocurrirían, como mango, tomate, sal... es tu propia receta, pero no estás pensando en ser original, sino en que te guste a ti".

Del Toro aseguró además que trabajar es su pasión y no le importa manejar varios proyectos al mismo tiempo. El cineasta, quien ha producido una veintena de filmes que incluyen "El orfanato" y "Crónicas", aseguró que sueña con dirigir algún día "Frankenstein", "Las montañas de la locura", "El conde de Montecristo" y "La Bella y la Bestia".

También se está entrenando en películas de animación y planea dirigir una junto al español Rodrigo Blas titulada "Troll Hunters" que explora el lado oscuro de niños con personalidades complejas.

El artista no se sorprendió cuando se le preguntó si le gustaría dirigir una próxima película de "La Guerra de las Galaxias", que dijo contiene personajes entrañables, e incluso reveló que aunque vagamente ya le habían consultado.

"Creo que es un tipo de cosas que no te planteas hasta que sean una realidad o haya una invitación concreta", dijo Del Toro. "No lo estoy contemplando en serio. Sé que hubo una llamada hace no mucho preguntando, pero estoy metido en mis propios asuntos, muy feliz, muy ocupado, y realmente no ha habido un acercamiento más formal que ese".