Jeannette Ventura sólo tiene 30 años y ya le transplantaron un corazón, La joven, gerente de un McDonald’s en El Paso, fue víctima de cardiomiopatía
Jeannette Ventura sólo tiene 30 años y ya le transplantaron un corazón, La joven, gerente de un McDonald's en El Paso, fue víctima de cardiomiopatía restrictiva, cuando el corazón late débilmente. (Foto: Víctor Calzada/El Paso Times)
EL PASO - El pasado febrero, Jeannette Ventura estuvo al borde de la muerte, a punto de ser víctima de un ataque cardiaco en masa.

Debido a una cardiomiopatía restrictiva, le diagnosticaron falla cardiaca en su etapa final.

"Su corazón estaba muy rígido y estaba debilitándose", detalló el médico Jerry Estep, del Centro Cardiovascular Metodista DeBakey, en el Hospital Metodista en Houston.

En los casos de cardiomiopatía restrictiva, el corazón es de tamaño normal o ligeramente extenso. Sin embargo, es incapaz de relajarse durante los latidos cuando la sangre regresa del organismo.

El debilitamiento del músculo cardiaco ocasiona latidos escasos y falta de riego sanguíneo en el corazón.

Ventura fue llevada en avión rumbo a Houston y, el 15 de febrero del 2012, le transplantaron un corazón.

"Entraba y salía del hospital, y a los facultativos de El Paso les preocupó una probable muerte debido a la enfermedad, así que la trajeron", relató Estep, originario de El Paso y director médico del Programa de Transplantes del Corazón en el hospital de Houston.

"Aunque eran normales las señales de su corazón, el órgano estaba sumamente debilitado y estaba en riesgo de arritmia cardiaca y sus posibilidades de morir superaban el 50 por ciento en las próximas semanas. Realmente, estaba muy mal".

Ventura, quien ya está recuperada, tenía sólo 30 años.


Advertisement

"No se trató de arterias obstruidas, la causa principal en Estados Unidos; tampoco de hipertensión y de defectos en las válvulas", aclaró Estep. Ventura nació con ese defecto.

"Ignoraba tener esa condición hasta los 26 años", relató Ventura. "Me sentí normal hasta que empecé a sentirme muy mal, realmente débil, mareada y con la respiración entrecortada".

Empeoró con el tiempo.

"El corazón me latía aceleradamente y ni podía respirar o caminar porque siempre estaba fatigada", agregó.

"Luego, un día me desmayé. Tuvieron que administrarme toques con un defibrilador. Me ocurrió varias veces, cuando el corazón se me paralizaba y tenían que darme resucitación cardio pulmonar hasta restablecer los latidos".

La inscribieron en una lista de espera para transplantes, donde aguardó tres años, hasta el día siguiente de San Valentín, en el 2012.

Ahora, se siente como nunca, sostuvo.

"Ya estoy trabajando y hago un montón de cosas que nunca pensé haría. Hago ejercicio en la caminadora a diario, durante una hora. Vivo mucho mejor".

Víctor R. Martínez puede ser localizado en vmartinez@elpasotimes.com; 546-6128.

Síguelo en su cuenta de Twitter @vrmart

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.

Lee la versión íntegra de este reportaje en el portal del periódico El Paso Times www.elpasotimes.com o en su edición impresa del lunes 25 de febrero.