¿Necesita una calculadora? Su teléfono probablemente tiene una aplicación para eso.

¿Desea saber cómo se configuró esa aplicación? Existe una clase para ello.

Las aplicaciones móviles se han convertido en una necesidad para los teléfonos celulares y las tabletas por lo que un grupo de estudiantes del Distrito Escolar Independiente de El Paso, se encuentran aprendiendo las técnicas necesarias para cumplir con tal exigencia.

La clase de Desarrollo de Aplicaciones Móviles, impartida en el Centro para Carreras y Educación Tecnológica, se encuentra en su fase inicial y podría ser la única materia a nivel preparatoria en El Paso que está relacionada con las aplicaciones móviles, según lo señaló el maestro Christopher Allan.

Bajo el programa de dos años, lo primero que los alumnos aprenden es diseñar una aplicación de calculadora para el sistema operativo de Android. Durante el segundo año, la clase utilizará el software IOS el cual se emplea en iPhones, iPads y otros productos Apple lo que representa una mayor dificultad.

"Se requiere de mucha matemáticas y no se trata sólo de álgebra. Se necesita mucha lógica. Para crear los fundamentos de una aplicación, necesitan tener una idea de su función".

Por tal razón, la clase se enfocó en desarrollar una aplicación de calculadora durante el semestre de otoño. "Deseaba enseñarles cómo realizar una calculadora o Tetris", señaló Allan refiriéndose a la popular aplicación sobre el videojuego de rompecabezas.

Según Allan, impartir dicha clase ha sido un poco difícil ya que enseñar el desarrollo de aplicaciones a este nivel es algo muy novedoso.

"Si eres un maestro de Inglés, hay varios recursos u otros maestros que pueden ayudarte. Esto es diferente pero muy padre ya que puedo intentar cosas nuevas".

Allan cuenta con seis estudiantes en la clase. En dicha escuela tecnológica la mayoría de las clases están conformadas por 10 o 15 alumnos. La clase dura dos horas y media lo que le permite a Allan y a sus estudiantes cubrir bastante material a la vez.

Germán Arredondo, señaló que aprende más en dicha clase que si sólo lo leyera en un libro de texto.

"Me interesa mucho todo lo relacionado con la tecnología y así ha sido desde que era pequeño. Disfruto mucho más ponerlo en práctica que únicamente leerlo".

Arredondo no tenía idea de lo complicado que era hacer que una aplicación funcionara en un teléfono inteligente o en una tableta.

"Es más difícil de lo que parece. Siempre ves aplicaciones por todos lados pero no sabes todo el trabajo que hay detrás de éstas".

David Harring coincidió con Arredondo e indicó que ahora aprecia más las aplicaciones móviles.

"Yo siempre he tenido interés en computadoras, juegos y aplicaciones y siempre lo veía como algo normal. Tú ves todos los programas y piensas que es algo fácil pero luego en esta clase te das cuenta que cada pequeño movimiento cuenta con un código y eso es bien complicado".

Harring manifestó que no le interesa dedicarse al mundo de la tecnología sin embargo lo que ha aprendido lo puede aplicar en su vida diaria.

"Si logro entender lo que pasa con cada programa, entonces yo mismo los puedo arreglar".

Para la mayoría de los alumnos, la clase de Desarrollo de Aplicaciones Móviles los puede ayudar a conseguir una beca o hasta una carrera.

"Si realmente sobresalen en este campo, pueden dedicarse a ello. Podrían desarrollar sus propias aplicaciones y tratar de venderlas por Internet. También podrían agregarlas a su currículum y enseñarlas como muestra de lo que fueron capaces de hacer mientras estudiaban la preparatoria".

Aaron Bracamontes puede ser contactado en abracamontes@elpasotimes.com