El comandante de Fort Bliss Gen. Dana Pittard (der.) platica con la sargento  Lori Kucmanski, al termino de una conferencia este jueves.
El comandante de Fort Bliss Gen. Dana Pittard (der.) platica con la sargento Lori Kucmanski, al termino de una conferencia este jueves. (El Paso Times)
Ya era tiempo.

Ese es el mensaje que el comandante general de Fort Bliss externó sobre la decisión del Pentágono de abrir todos los empleos militares para que puedan ser ocupados por mujeres, incluyendo los puestos de combate.

"Eso ya caducó hace mucho y en el futuro la gente va a mirar hacia atrás y dirá: ¿Por qué no lo hicieron antes?", señaló el General Dana J.H. Pittard comandante de Fort Bliss y de la Primera División Armada.

Agregó que esta iniciativa además forma parte del largo historial del Ejército en ser pionero para la integridad de la sociedad estadounidense.

"Este año marca el aniversario número 65 de la integración del ejército y de haber acabado con las barreras raciales. También hemos logrado integrar a la milicia a los soldados homosexuales y a las lesbianas. Eso es lo justo".

El jueves, el Secretario de la Defensa, Leon E. Panetta, y el Estado Mayor Conjunto anunciaron la anulación de una ley de 1994 que prohibía que las mujeres participaran directamente en el combate. Las nuevas disposiciones permitirán la apertura de posiciones para éstas en pequeñas unidades debajo del nivel de brigada y les permitirá participar en empleos de infantería, fuerzas especiales y dentro de los Rangers.

"Lo que sucederá es que se ofrecerán diferentes especialidades militares para todo el mundo y eso es algo muy bueno", indicó Pittard durante una conferencia de prensa en la sede de la división.

El militar manifestó que el impedimento de que las mujeres pudieran desempeñarse como soldados de infantería le parecía algo extraña.

"Puede haber un soldado de cuatro pies y diez pulgadas y que pese 96 libras y una mujer soldado que mida seis pies y pese entre 180 y 200 libras. ¿Por qué una mujer no puede hacer eso?".

Pittard también señaló que las mujeres ya han estado combatiendo en Irak y Afganistán por más de una década.

El pasado mes de julio cuando seis policías militares de Fort Bliss murieron en Afganistán a consecuencia de una bomba instalada a la orilla del camino, entre éstos había una mujer, la Especialista Erica P. Alecksen, según indicó Pittard.

El Departamento de Defensa estima que de las 1.4 millones de personas que integran el personal activo del ejército, 202 mil pertenecen al sexo femenino. En la década pasada, más de 280 mil mujeres habían sido desplegadas como apoyo para las operaciones en Irak y Afganistán.

"Las féminas han demostrado un gran valor y sacrificio en el campo de batalla. El objetivo del Departamento al anular la mencionada ley es que se cumpla la misión con las personas más capacitadas sin importar su género".

Pittard puntualizó que él mismo representa una historia de éxito dentro del ejército lo que ha sido el resultado de haber terminado con el racismo y otras barreras.

"Estoy de acuerdo en que esta es una de las instituciones mejor integradas en los Estados Unidos en donde alguien puede llegar tan lejos como se lo permita su talento".

La nueva disposición ayudará a que las mujeres progresen dentro de sus carreras.

"Deben de contar con las mismas oportunidades de tener éxito. ¿Para qué estarías dentro de una compañía que se encuentra en la lista Fortune 500 si no existiera la oportunidad de que fueras uno de los principales líderes?".

Pittard añadió que tanto las lesbianas como los homosexuales han logrado integrarse exitosamente al ejército gracias a la abolición de la ley "Prohibido Preguntar, Prohibido Decir".

"Hasta ahora no ha habido ningún problema, ni aquí en Fort Bliss ni en todo el ejército. La gente lo sabe y se encuentra más concentrada en la competencia que en la preferencia sexual, género u origen étnico. Sólo desean saber que la persona de a lado puede realizar el trabajo".

David Burge puede ser contactado en dburge@elpasotimes.com