El artista estadounidense Wayne Hilton, de Las Cruces, fue captado junto al altar erigido en honor del grabador y caricaturista mexicano José Guadalupe
El artista estadounidense Wayne Hilton, de Las Cruces, fue captado junto al altar erigido en honor del grabador y caricaturista mexicano José Guadalupe Posada, en el cementerio Concordia, de El Paso. Posada falleció hace cien años. (Foto: Mark Lambie/El Paso Times)
EL PASO - Hace exactamente cien años, falleció el famoso caricaturista mexicano José Guadalupe Posada, creador de la lo menos renombrada calavera femenina La Catrina.

Pero al clamor de ¡Viva Posada!, un artista estadounidense en El Paso revivió su memoria, durante un homenaje efectuado en el histórico cementerio Concordia, en El Paso.

Unos 70 paseños admiraron el altar montado en honor de Posada, donde se apreciaron las calaveritas elaboradas por Wayne Hilton, botellas de tequila y dibujos.

"Al crear esa famosa calavera, Posada envió un mensaje muy claro", expresó Wayne Hilton, admirador y seguidor del afamado muralista mexicano. "Sin importar si eres rico, pobre, instruido, obrero o analfabeto, todos somos iguales ante la muerte".

El grabador y muralista José Guadalupe Posada nació el 2 de febrero de 1852, en Aguascalientes, y murió el 20 de enero de 1913, olvidado y en la más absoluta miseria, señaló Hilton.

En su época, justo durante la dictadura del Presidente mexicano Porfirio Díaz y la consecuente Revolución Mexicana del 1910, Posada señaló, mediante sus ilustraciones, las injusticias sociales prevalecientes de la época, mencionó Hilton.

"En un tiempo donde la educación era un verdadero lujo, reservado única y exclusivamente para la clase acomodada del porfiriato, Posada envió mensajes en un lenguaje muy sencillo para todos, donde el pueblo se sintió identificado", explicó Hilton, en entrevista.


Advertisement

Posada, quien aprendió el arte de la litografía y el grabado en el taller de Trinidad Pedroso, inició su carrera en un rotativo de Aguascalientes, como caricaturista político.

"El Jicote", diario donde Posada publicó sus trabajos, cesó de operar después de 11 ediciones, supuestamente porque un político se sintió ofendido por los cartones de Posada, dijo Hilton.

Wayne Hilton, criado en el sur de Nuevo México, actualmente elabora su obra "Hermosos Huesos", en su taller de Las Cruces.

Este proyecto artístico consiste en la elaboración de 13 catrinas, mediante materiales reciclables, cuya exhibición será montada oficialmente el 2 de noviembre del 2013, justo el Día de los Muertos.

" Los del Consulado General de México en El Paso están muy interesados en montar la exposición", expresó Hilton.

"Proyecto exponer la colección en todo Estados Unidos y, posiblemente, en el resto del orbe".

Posada influyó mucho en el reconocimiento mundial a la obra artística no sólo de sus colegas mexicanos, sino de artistas del Continente Americano, incluyendo Estados Unidos, dijo Hilton.

Al inicio del siglo pasado, dijo Hilton, la gente reconocía únicamente el arte europeo como obras de gran valor.

Y pese a sus aportaciones culturales y políticas no sólo en su país natal, sino del resto del mundo, Posada murió olvidado y en la miseria, relató Hilton.

Incluso, agregó, Posadas fue sepultado en la fosa común, pero seis días después, sus restos fueron exhumados y enterrados en una tumba que, aunque reservada para los pobres, ahora sí contaba con su lápida.

En el olvido durante el ocaso de su vida, Posada logró amplio reconocimiento a su obra, en los años veinte, gracias a la intervención del artista francés Jean Charlot, quien lo conoció mientras visitaba al muralista Diego Rivera.

Grabadores y pintores de la talla de José Clemente Orozco le atribuyen a Posada gran influencia en su arte, dijo Hilton.

Y aun cuando Posada murió en la penuria, sus imágenes son mundialmente conocidas como ejemplo del arte folklórico.

Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.

Información: Wayne Hilton, hermososhuesos@gmail.com; www.hermososhuesos.com; 575-635-1938.