El plan del Presidente Obama para controlar la violencia derivada de las armas, el cual incluye la prohibición de los rifles de asalto, puso nerviosos este
El plan del Presidente Obama para controlar la violencia derivada de las armas, el cual incluye la prohibición de los rifles de asalto, puso nerviosos este miércoles a los vendedores de armas y a los propietarios de éstas sin embargo complació a las asociaciones de maestros locales. (El Paso Times)
El plan del Presidente Obama para controlar la violencia derivada de las armas, el cual incluye la prohibición de los rifles de asalto, puso nerviosos este miércoles a los vendedores de armas y a los propietarios de éstas sin embargo complació a las asociaciones de maestros locales.

El plan, de 500 millones de dólares, ocasionará una acalorada discusión en el Congreso sin embargo el nuevo congresista por El Paso, Beto O Rourke, cree que bien vale la pena.

"Es un tema muy importante que el presidente, el congreso y la gente de El Paso deben considerar. Tienen que pensar que podemos hacer algo al respecto y me alegra que el presidente decidiera abordarlo", señaló O Rourke.

En los establecimientos Sportsman´s Elite Hunting y Gun Pro Shop, los empleados y clientes escucharon el discurso de Obama e inmediatamente empezaron a cuestionarse cuál será el futuro de las armas de fuego.

El presidente firmó 23 órdenes ejecutivas para que se fortalezcan los sistemas de revisión de antecedentes penales y que los Centros de Control de Enfermedades investiguen sobre la violencia derivada de las armas y se refuerce la imposición de la ley.

El presidente exhortó al Congreso a autorizar la legislación que requerirá revisiones universales de antecedentes penales y prohibirá los rifles de asalto y los cargadores de gran capacidad.

"El Congreso debe restaurar la prohibición de las armas de asalto estilo militar y los cargadores se deben limitar a diez disparos. El tipo de rifle de asalto que se utilizó en Aurora, por ejemplo, cuando se utiliza con cargadores de gran capacidad, sólo tiene un propósito, disparar el mayor número de balas tan rápido como sea posible y hacer el mayor daño utilizando balas diseñadas para ocasionar el máximo perjuicio".

Shane Koch, gerente de Sportsman´s Elite, señaló que la mayoría de las armas tienen capacidad para diez o más balas por lo que no sabe si las leyes propuestas por Obama afectarán su negocio.

"Alguien necesita venir y explicarme lo que significa un cargador de gran capacidad. No nos agradará si tenemos que cambiar el cargador de cada pistola".

Koch indicó que reforzar la revisión de los antecedentes para cada comprador es algo bueno pero que la prohibición de los rifles de asalto podría afectar el negocio.

"Si prohíben la venta de éstos los pondremos en el baúl hasta que se revoque la ley. No los venderemos hasta que se elija a un presidente republicano. Eso sucedió cuando el presidente George W. Bush asumió la presidencia".

Koch señaló que los negocios de armas sobrevivieron la prohibición de los rifles de asalto en 1994 durante la gestión del presidente Bill Clinton por lo que podrán sobrevivir de nuevo.

"En El Paso hay una gran cantidad de cazadores de palomas y ellos necesitan escopetas. Los rifles de asalto son algo que la gente utiliza para divertirse. No tienen un uso práctico a menos que pertenezcas al ejército".

. Sin embargo Brock Reisdorf, de 28 años y propietario de armas, señaló que confiscar los rifles de asalto es una situación delicada.

Reisford se refirió al caso de los soldados a quienes se les diagnostica un desorden mental postraumático.

"Entonces vamos a poner un arma en sus manos mientras se encuentren en el campo de batalla, sin embargo cuando regresen a casa les vamos a quitar ese derecho?

Por otra parte si las nuevas leyes pueden proteger a los estudiantes y a los maestros en las escuelas, entonces serán todo un éxito, según Arlinda Valencia, presidenta de la Asociación de Maestros de Ysleta.

"Aproximadamente el 90 por ciento de nuestros miembros apoyan esa disposición. Los alumnos se vuelven parte nuestra y el sólo pensar que cualquiera de ellos pudiera morir por un disparo de arma nos duele muchísimo".

La Asociación Nacional del Rifle propuso que los maestros estuvieran armados para prevenir tiroteos en las escuelas, lo que Valencia calificó de "ridículo".

"Si hay un arma en la escuela entonces habrán más accidentes. Es aterrador cuando descubres que un alumno trajo un arma a la escuela, yo no sé si pudiera disparar una".

En su discurso, Obama indicó que la mayoría de los estadounidenses apoyan sus propuestas pero aun así considera que habrá una confrontación entre los que favorecen la prohibición de armas y los que se oponen a ella.

"Eso no significa que esto va a ser fácil de promulgar o implementar. Si fuera así, ya contaríamos con revisiones universales de antecedentes penales. La restricción de las armas de asalto y cargadores de gran capacidad nunca debería haber expirado".

O Rourke indicó que debe haber un compromiso entre ambas partes.

"Aquellos que no desean nuevas leyes no son indiferentes ante la idea de salvar vidas. Y los que piden más restricciones no están en contra de la segunda enmienda".

Desde que éste instaló sus oficinas en Washington, D.C. y en El Paso, su personal ha escuchado las inquietudes de las personas a través de cartas, llamadas telefónicas y visitas personales.

"Lo más importante que puedo hacer es escuchar a la gente que represento. Una cosa que me dio mucho gusto escuchar fue cuando el presidente abordó el tema del tráfico de armas. Eso es algo que conocemos muy bien en El Paso".

Además de este tema, el congresista manifestó estar a favor de prevenir que las personas con enfermedades mentales o antecedentes penales puedan comprar un arma.

"Tenemos que asegurarnos de encontrar el balance perfecto entre el derecho de tener un arma y el derecho de protegerse contra la violencia derivada de éstas. Creo que todos desean conseguir ese balance. Eso es lo que planeo hacer".

Aaron Bracamontes puede ser contactado en abracamontes@elpasotimes.com