Ann McClure, izquierda, jefa de Justicia de la 8ava Corte de Apelaciones toma el juramento a Yvonne T. Rodriguez como jueza. Esta es la primera vez que
Ann McClure, izquierda, jefa de Justicia de la 8ava Corte de Apelaciones toma el juramento a Yvonne T. Rodriguez como jueza. Esta es la primera vez que tres jueces en esa corte son mujeres. (Rudy Gutierrez / El Paso Times)
ELPASO.- La Octava Corte de Apelaciones de El Paso hizo historia este lunes por segunda ocasión en aproximadamente un año, a más de un siglo de haber sido fundada.

Durante una emotiva ceremonia, la integrante más reciente de la corte de apelaciones, Yvonne Rodríguez, fue investida formalmente y se unió a la presidenta de ésta, Ann Crawford McClure y la jueza Guadalupe Rivera. Las tres integran el primer panel de mujeres en presidir la Octava Corte de Apelaciones.

Hoy nos encontramos celebrando un hecho histórico , señaló McClure, quien hizo lo propio en septiembre del 2011 cuando se convirtió en la primera mujer en ser nombrada Presidente de la Corte.

Rodríguez, de extracto demócrata, derrotó a la republicana Chris Antcliff durante los comicios de noviembre. Antcliff ya había hecho historia como la primera mujer en el Condado de El Paso en ser elegida para la Corte de Sucesiones no. 1.

Después de que McClure envistió a Rodríguez, un gran aplauso resonó en la Sala de Ceremonias de la Corte del Condado de El Paso y las casi cien personas que se encontraban presentes la ovacionaron de pie mientras su hija, Marisa, le ayudó a ponerse la toga de jueza.

"No puedo expresar lo que esto significa para mí", señaló Rodríguez a la audiencia conformada por amigos, familiares, abogados, jueces y personal de la corte."No se imaginan lo honrada que me siento al contar con el apoyo de todos ustedes".

Rodríguez agregó que espera conservar la humildad para presidir la mencionada corte la cual tiene jurisdicción sobre diecisiete condados de Texas, desde El Paso hasta Ozona.


Advertisement

Durante un proceso de apelación, las tres jueces del tribunal de El Paso son responsables de asegurarse que un juicio se realice de manera justa y que se hayan seguido las reglas de evidencia y procedimiento.

Dicha corte recibe apelaciones de todos los casos civiles y criminales, excepto aquellos en donde se haya dictaminado la pena de muerte.

Durante la ceremonia, el abogado defensor Joe Rosales, quien ha sido amigo de Rodríguez por más de 20 años, recordó haberla conocido cuando ambos empezaron su gestión como fiscales en la Oficina del Fiscal del Distrito de El Paso. Añadió que se hicieron tan amigos que Rodríguez le pidió ser el padrino de su hija.

Mientras ésta criaba a su hija como madre soltera, Rodríguez siempre se enfocó en su objetivo de convertirse en jueza de la Octava Corte de Apelaciones.

"Pueden tener confianza en que ella trabajará muy duro y desempeñará su gestión con integridad", agregó Rosales.

Adriana M. Chavez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com