Manuel Ochoa observa uno de los mapas ilustrativos de los proyectos de transporte fronterizo el pasado jueves en la Universidad de Texas en El Paso.
Manuel Ochoa observa uno de los mapas ilustrativos de los proyectos de transporte fronterizo el pasado jueves en la Universidad de Texas en El Paso. (El Paso Times)
Por lo menos 200 proyectos se encuentran incluidos en el boceto del plan de transporte fronterizo que cubre la región binacional que se extiende desde Presidio-Ojinaga hasta Santa Teresa-San Jerónimo, según señalaron las autoridades correspondientes.

El lado estadounidense del plan incluye 48 proyectos de carreteras e intersecciones, tres del ferrocarril y 32 puertos de entrada. Mientras que del lado mexicano, el plan incluye 80 proyectos de carreteras e intersecciones, siete del ferrocarril y 30 puertos de entrada.

La lista de estos proyectos así como su nivel de prioridad fueron dados a conocer el jueves durante una sesión pública en la Universidad de Texas en El Paso.

Autoridades del Departamento de Transporte de Texas, agencia que coordina el mencionado plan, mostraron mapas y gráficas del proyecto e informaron a la audiencia conformada principalmente por representantes de dicha agencia los cuales han trabajado intensamente en este plan desde el pasado mayo.

Jolanda Prozzi, experta del Centro de Investigación del Transporte en la Universidad de Texas en Austin, señaló que el boceto es la culminación del esfuerzo de varias organizaciones y agencias las cuales tienen interés en los asuntos del transporte así como de la aportación del público que estuvo presente en sesiones anteriores.

"Los planes fronterizos formaron parte de las agendas binacionales del Presidente Barack Obama y del ex presidente de México Felipe Calderón y su intención es agilizar el comercio y el transporte".

Los proyectos incluyen desde nuevos puertos de entrada, como el futuro cruce en Sunland Park, N.M., hasta agregar nuevos carriles a congestionadas vías tales como la calle Dyer en el noreste de El Paso. Algunos de éstos cuentan con financiamiento, mientras que otros no; algunos son a corto plazo mientras otros se contemplan como una necesidad a futuro.

Javier Ortiz, asesor de transporte en la frontera y quien se encontraba presente, manifestó que algunos de los planes proyectados para el lado mexicano no coinciden ni en prioridad ni en cronología con los del lado estadounidense.

"Por ejemplo, dentro de la lista de los proyectos de Estados Unidos se encuentra el cruce fronterizo de Sunland Park para el cual se desconoce el calendario y además no se le ha asignado ningún nivel de prioridad. Sin embargo, en la lista de proyectos para México, el mencionado cruce fronterizo de 14.2 millones de dólares es prioritario y las obras darán inicio dentro de un corto a mediano plazo. Esta es una discrepancia que necesita ajustarse antes de que el plan se finalice".

Prozzi indicó que los miembros que conforman el Comité de Consulta Binacional., de los cuales 18 sí votan y 26 no, elaboraron el sistema de clasificación. Los miembros que emiten su voto tendrán aproximadamente dos semanas para decidir la versión final del mencionado plan.

Éste puede ser utilizado por las comunidades para desarrollar proyectos de transporte, buscar financiamiento por parte de los recursos disponibles o desarrollarlos a través de cuotas y peaje. El plan también servirá para incrementar la coordinación entre las agencias y entre jurisdicciones locales, condales, estatales, federales e internacionales.

"Estos proyectos reflejan las necesidades de cada región así como los intereses y prioridades", señaló el Departamento de Transporte de Texas a través de un comunicado sobre el plan fronterizo El Paso/Santa Teresa-Chihuahua. "Los planes tienen que ser actualizados y modificados periódicamente para mantener al corriente el contenido e inventario así como para continuar representando la visión y objetivos de la región".

Otras regiones fronterizas en Texas ya cuentan o contarán con sus propios planes de transporte.

"Esta reunión se llevó a cabo con el fin de informarles a los residentes sobre las prioridades de la región las cuales han surgido sobre la marcha y para que nos proporcionen comentarios o sugerencias antes de finalizar el plan", señaló el jueves la vocera de dicha dependencia, Blanca del Valle.

Debido a que todos los proyectos no pueden ser financiados al mismo tiempo, prácticamente los líderes regionales tendrán que decidir cuáles son más urgentes y cuáles pueden financiarse con recursos públicos o privados, o con una combinación de los dos.

Prozzi añadió que el plan busca abordar temas tales como el congestionamiento de tráfico, mejorar el acceso a los cruces fronterizos, agilizar la movilidad de vehículos y peatones así como analizar el impacto del transporte en las comunidades.

Eduardo Hagert, representante del departamento de transporte y director del plan fronterizo, señaló que éste reúne los esfuerzos de la Administración Federal de Carreteras, del Departamento de Estado de los Estados Unidos así como de la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Comunicaciones y Transporte de México.

Mientras algunos de los proyectos de transporte mexicanos son controlados por los gobiernos municipales y estatales, otros requieren la aprobación y financiamiento del gobierno federal.

Por ejemplo, autoridades del estado de Chihuahua no saben cuándo empezarán las obras en el lado mexicano del Puente Internacional Tornillo-Guadalupe hasta que el nuevo presidente, Enrique Peña Nieto, establezca sus prioridades y asigne al equipo que trabajará en este proyecto. Mientras tanto, las obras en el lado estadounidense continúan llevándose a cabo.

El público puede seguir aportando comentarios y puntos de vista sobre el plan en el sitio de Internet: www.texasbmps.com o mandar un correo electrónico a: border-master-plan@austin.utexas.edu.

Diana Washington Valdez puede ser contactada en dvaldez@elpasotimes.com