EL PASO.- El agente de la policía Ángel García, antes de morir en un accidente de tráfico el pasado domingo, contaba con todas las características para ser un líder dentro de su institución.

Durante su funeral realizado el viernes uno de sus supervisores señaló que el agente de 27 años de edad era una persona ambiciosa que realmente podría haber ayudado a El Paso.

"El cielo era el límite respecto a su ética en el trabajo y su conocimiento", señaló el teniente Gabriel Lucero quien era el supervisor del turno de García. "Fácilmente podría haber llegado a ser nuestro jefe".

El agente, quien era patrullero de Mission Valley, murió el domingo por la mañana cuando un carro lo golpeó mientras intentaba quitar una escalera en la Interestatal 10 cerca del centro comercial Cielo Vista.

García terminó sus estudios en Clint High School y era un reservista marino en activo que se había graduado de la academia de policía hacía nueve meses.

Su familia señaló que García soñaba en ser agente policíaco desde que tenía cinco años.

Los investigadores aún tratan de determinar cuáles fueron los acontecimientos que desencadenaron la muerte de García sin embargo los reportes preliminares señalan que éste fue golpeado por uno de los tres vehículos involucrados en el accidente.

Familiares, amigos y compañeros asistieron a la misa realizada en la Iglesia Católica Corpus Christi. El sepelio se realizó inmediatamente después en el cementerio Monte Carmelo.


Advertisement

Un grupo de niños sostenía unas letras que deletreaban las palabras "Gracias agente García" mientras una procesión de policías motorizados y vehículos fúnebres entraban al estacionamiento de la iglesia.

Mientras los agentes cargaban el féretro cubierto con una bandera hacia el interior de la iglesia, residentes del área presenciaban el funeral desde el exterior.

"Yo vine hasta aquí para rendirle tributo al agente de policía", señaló Rosa Gutiérrez, de 60 años, quien vive muy cerca de la iglesia. "Me enteré del accidente por el periódico y las noticias de la televisión".

Una bandera de los Estados Unidos ondeaba desde un camión de bomberos tanto en la iglesia como en el cementerio mientras helicópteros de la Patrulla Fronteriza y del Departamento de Seguridad Pública sobrevolaban la zona.

Integrantes de la Marina estadounidense cargaron el ataúd de García hacia el cementerio mientras que un grupo de gaitas interpretaba el himno "Amazing Grace".

La familia del agente a través de un comunicado señaló lo siguiente, "Nos encontramos tristes por la pérdida de nuestro querido hijo Ángel David García quien alcanzó su sueño de ser agente de la policía mostrando una actitud positiva y solidaria. Oramos por todos los servidores públicos, personal militar y por sus familias y agradecemos contar con el apoyo del departamento de policía".

Después de que a la familia de García se le entregaron dos banderas, una por parte de la Marina y otra por parte del departamento de policía, una bandada de palomas fue lanzada al aire.

"Fue un funeral muy emotivo y apropiado tal y como él se merecía", agregó Lucero.

Los antecedentes militares del agente así como su instinto natural lo convirtieron en "un regalo de Dios" para el departamento de policía, según Lucero.

Por su parte el sargento Lawrence Luján, otro de los supervisores de García, señaló que cuando llegaba al trabajo a las 5:30 de la mañana, el agente ya había terminado su entrenamiento y se encontraba listo para realizar sus labores. "Era un magnífico ejemplo para los demás jóvenes", dijo.

"Su vida terminó mientras ayudaba a otros. Ese día había mucho tráfico y cualquiera podía haber golpeado la escalera, ocasionado un accidente y haber muerto".

Aunque la carrera de García apenas empezaba, sus acciones y trágica muerte dejarán una huella imborrable en la institución policíaca, según Luján.

"Tanto él como su familia nunca serán olvidados dentro del Departamento de Policía de El Paso ya que somos como una gran familia".

Luján agregó que fue una gran pérdida para la institución la cual a finales de septiembre también perdió al agente Jonathan Molina quien murió como consecuencia de los golpes que le propinaron.

"Tratamos de prepararnos para algo así pero la verdad es que nadie lo logra. Lo mejor que podemos hacer es cuidarnos unos a otros. Si ves que alguien se encuentra afligido tienes que ayudarlo a recuperarse".

El alcalde John Cook y el regidor Carl Robinson también estuvieron presentes en el funeral de García.

"Es triste cuando alguien muere pero principalmente si se trata de uno de nuestros agentes los cuales responden a llamadas de emergencia. El hecho de que también era un compañero veterano es muy especial para mí. Él sirvió a nuestro país con honor", señaló Robinson.

Aaron Bracamontes puede ser contactado en abracamontes@elpasotimes.com