(Archivo El Paso Times)
EL PASO.- Algunas casas de préstamo están externando su rechazo a los esfuerzos de la ciudad para regular la industria, con el argumento de que sus negocios ayudan a gente que no tiene dinero, que no califica para crédito o que necesita un préstamo de urgencia para resolver una situación de corto plazo.

La ciudad pretende seguir los pasos de otras urbes como Dallas, Austin y San Antonio, que han pasado una ordenanza que establece límites a cuánto dinero pueden prestar estos negocios y cuántas veces pueden renovar el préstamo.

"No creo que la ciudad necesita venir y pasar por alto todo lo que el estado está haciendo", dijo Saul Frank, propietario y presidente de Benny's Pawn Shop, la cual tiene siete sucursales en El Paso.

Benny's ha estado en el negocio de prestamistas por 67 años y entró al negocio de empeño hace seis años.

"No es agiotismo. Estamos ayudando a gente que lo necesita", dijo Frank. "Nuestros clientes incluyen muchos profesionistas, maestros, enfermeros, gente con trabajo e ingreso, que necesita ayuda para una emergencia y un préstamo rápido".

Los negocios de préstamo y empeño han sido un tema caliente en el estado en los últimos años y varias ciudades han adoptado ordenanzas para regularlos. Los cabilderos de los prestamistas tienen la encomienda de pelear contra este tipo de ordenanzas locales en la próxima sesión legislativa estatal y lograr que sean rechazadas. La sesión legislativa de 2013 empieza el 8 de enero.

Los llamados préstamos por un día o "payday loans" son pequeños avances de dinero que deben pagarse en un plazo dos semanas a un mes con altos intereses. Los beneficiarios pueden renovar su préstamo pagando los intereses y las multas, pero siempre mantienen el mismo saldo. Los préstamos o empeños de autos "auto-tilte loans" permiten a las personas usar el título de su auto para respaldar un préstamo de un mes. Si fallan en pagarlo, el prestamista se queda con el auto.

La propuesta de ordenanza de la ciudad podría ser introducida a la agenda para el día 2 de enero. Una audiencia pública y el voto de los representantes de la ciudad se daría la siguiente semana.

La propuesta de ordenanza limitaría el monto de los préstamos al 20 por ciento del ingreso mensual neto del beneficiario y los empeños de auto a 3 por ciento del ingreso anual del cliente o 70 por ciento del valor del vehículo.

La ordenanza también limitaría a cuatro el número de pagos que pueden hacerse y las renovaciones del préstamo a solo tres. Los pagos periódicos o las renovación tendrán que reducir el capital del préstamo al menos en 25 por ciento.

La ciudad requeriría además que los prestamistas se registren con la ciudad. Actualmente El Paso tiene más de 120 negocios de prestamistas.

"El estado ha rechazado imponer topes a la cantidad prestada o a las tasas de interés que cobran", dijo la representante Susie Byrd. "Todo lo que ellos tienen que hacer es reportar el volumen y los tipos de préstamos que hacen, pero no hay protección para el consumidor en esa regulación".

"Por ahora, la intención es que si el estado falla en actuar, nosotros -como ciudad- lo haremos", dijo.

De ser aprobada la ordenanza, ésta entraría en vigor en julio.

Cindy Ramírez puede ser contactada en cramirez@elpasotimes.com