EL PASO.- La mesa directiva del distrito escolar de Canutillo inició el jueves por la noche el procedimiento para despedir al actual superintendente Damon Murphy.

La decisión llegó después de que una auditoría interna reveló que hubo intentos de alterar los calificaciones para cumplir con los estándares estatales y federales de rendición de cuentas.

La mesa directiva votó 6-0 a favor de suspender al funcionario sin goce de sueldo y empezar el proceso para despedirlo. Murphy trató de contener las lágrimas mientra agradecía a la mesa directiva "la oportunidad de servirles como superintendente".

"Yo seguiré siendo su superintendente", dijo Murphy. "Ha dido un honor servirles. Les agradezco su tiempo y consideración y ofrezco una disculpa si los ofendí de alguna manera. Les deseo lo mejor".

En una junta especial el jueves, la mesa directiva del distrito escolar recibió un reporte del auditor interno que encontró varios intentos de alterar los grados de estudiantes con inglés limitado y de educación especial de manera que no pudieran ser contabilizados en los estándares federales de rendición de cuentas.

Acusaciones similares están en el centro de un escándalo de fraude en el distrito escolar de El Paso, donde Murphy fungió como superintendente asociado antes de ser contratado para liderar el distrito de Canutillo en enero del 2010.

La vocal Laure Searls se abtuvo de votar porque dijo que necesitaba más tiempo para "digerir" los hallazgos de la auditoría.

Entre los hallazgos de la auditoría, la cual no alega actos criminales, destacan:

-En el año escolar 2010-11, 66 estudiantes del décimo año fueron reclasificados a mitad del año. Las preparatorias son evaluadas a nivel federal con base en los resultados del décimo año.

-Alrededor del 62 por ciento de las reclasificaciones que sucedieron en el 2010-11 fueron estudiantes removidos del ese grado.

-Cinco estudiantes clasificados con inglés limitado fueron removidos porque supuestamente no tenían suficiente documentación.

-Para mantener el número de estudiantes de educación especial en la secundaria Canutillo por abajo de la marca necesaria para ser contabilizados en las medidas federales, 11 estudiantes fueron transferidos a la secundaria Jose Alderete.

El objetivo de la auditoría era determinar si subgrupos de estudiantes fueron manipulados para evitar las pruebas mandatorias para el décimo grado.

Hayley Kappes puede ser contactada en hkappes@elpasotimes.com