Fiscales federales vincularán a Cirilo  Chilo  Madrid, ex director de la agencia Aliviane, Inc., con otros aspectos de un escándalo de corrupción en El
Fiscales federales vincularán a Cirilo Chilo Madrid, ex director de la agencia Aliviane, Inc., con otros aspectos de un escándalo de corrupción en El Paso cuando éste se presente a juicio el lunes 3 de diciembre. (El Paso Times)
Fiscales federales vincularán a Cirilo Chilo Madrid, ex director de la agencia Aliviane, Inc., con otros aspectos de un escándalo de corrupción en El Paso cuando éste se presente a juicio el lunes 3 de diciembre.

Madrid, será enjuiciado por su presunta conducta ilícita en relación a un programa de fondos federales destinado a ayudar a niños que padecen enfermedades mentales severas. Otros dos funcionarios ya se han declarado culpables por el delito de soborno y por defraudar por 550 mil dólares a dicho programa.

En una audiencia anterior al juicio, los fiscales asistentes Juanita Fielden y William Lewis Jr. señalaron que planean llamar al ex jefe de personal del condado Travis Ketner y a los ex miembros de la mesa directiva de EPISD Sal Mena y Carlos "Coach" Córdova como testigos del caso. Los tres habían sido acusados en el escándalo de corrupción de ocho años de antigüedad.

León Schydlower, el abogado de Madrid, condenó el material contenido en 24 discos de computadora que los fiscales le entregaron en días pasados.

"Tengo que revisar de 15 mil a 20 mil documentos".

Lewis indicó que la cantidad de información es mucho menor que eso e incluye acuerdos de culpabilidad, expedientes de sentencias y conversaciones telefónicas grabadas relacionadas con Ketner, Mena y Córdova.

El abogado agregó que los fiscales no tienen planeado llamar a la ex juez del condado Dolores Briones.


Advertisement

Ella se declaró culpable en diciembre del 2011 por haber aceptado sobornos por parte de Madrid y Rubén "Sonny" García en el 2005 y 2006 a cambio de su apoyo para un contrato entre la agencia del condado Border Children´s Mental Health Collaborative y LKG Enterprises Inc, empresa propiedad de García, quien durante el verano aceptó su participación en dicho esquema.

En una declaración bajo juramento en el 2010, Madrid aceptó que LGK le pagó 100 mil dólares por elaborar un reporte de 20 páginas para la mencionada agencia y que había plagiado información del Internet. A éste se le acusa del delito de soborno y de tomar fondos federales para un trabajo que nunca realizó.

"En otras palabras, robar dinero por parte de un contrato gubernamental", señaló el juez del distrito Frank Montalvo durante la audiencia realizada anteriormente.

Mientras que los fiscales no contemplan requerir el testimonio de Briones, hermana del juez del distrito David Briones, Madrid sí lo tiene planeado, según señaló Lewis. No se sabe la razón por la que Schydlower piensa que su testimonio puede ser de utilidad para su cliente.

Tampoco se sabe por qué los fiscales creen que la declaración de Ketner puede ayudar a Madrid.

Durante el verano, los fiscales presentaron documentos en el caso de Madrid acusándolo de sobornar a Cobos para ayudar a que la agencia conservara su contrato con LGK después de que autoridades federales habían manifestado sus inquietudes sobre el desempeño de esta empresa.

Cobos enfrenta otro proceso federal y no ha sido acusado por el asunto de LKG.

"Alrededor del 7 de diciembre del 2006, el acusado Madrid y su cómplice se reunieron con el fin de discutir el contrato de LKG Enterprises, Inc., con el condado y su continuidad como empresa evaluadora del subsidio para la agencia Border Children´s Mental Health Collaborative. Durante dicha reunión, Madrid y su cómplice le entregaron sobres conteniendo dinero en efectivo al juez del condado electo para conseguir su apoyo".

"El soborno estaba dirigido a la persona que asumiría el cargo que ocupaba el funcionario a quien ya ambos habían sobornado", señala el documento.

La suma de dinero que presuntamente se le otorgó a Cobos no fue especificada en dicho documento. Otros registros afirman que Dolores Briones, su predecesora, recibió 24 mil dólares entre el 2005 y 2006.

Mena y Córdova, los otros dos testigos que los fiscales planean llamar, aparentemente no están relacionados con el contrato de LKG y la mencionada agencia.

Mena, ex miembro de la mesa directiva de EPISD, se declaró culpable en el 2009 por su participación en el esquema que involucraba a la empresa de seguros médicos Access HealthSource. En los registros de la corte se señala que los fiscales indicaron que Dolores Briones aceptó sobornos en dicho caso sin embargo no se le formularon cargos.

En marzo, Montalvo sentenció a Córdova, ex integrante de la mesa directiva de EPISD, a dos años de libertad condicional y le ordenó pagar una multa de 140 mil dólares.

Cuatro años antes, Córdova se declaró culpable de proporcionar su voto a cambio de dinero para apoyar a un vendedor no especificado que buscaba realizar negocios con el mencionado distrito escolar.

Córdova y Madrid eran miembros de la mesa directiva de EPISD en el 2002 cuando la compañía New Beginnings de Texas, dirigida por Madrid y García, lanzaron un programa, relacionado con la deserción escolar, de cinco años de duración y con un costo de 3.2 millones de dólares. Mena puso la propuesta de Madrid en la agenda del consejo directivo escolar del 26 de marzo del 2006.

En agosto, los fiscales presentaron documentos para el caso de Madrid en los cuales señalaban que Córdova y otro miembro del consejo escolar fueron sobornados por Madrid y García a cambio de su apoyo para el proyecto de la empresa New Beginnings el cual posteriormente resultó ineficiente.

Marty Schladen puede ser contactado en mschladen@elpasotimes.com