Mike Price en una foto de archivo
Mike Price en una foto de archivo (El Paso Times)
EL PASO.- Durante una de sus últimas conferencias de prensa en su carrera de 31 años como entrenador y en la que anunció su retiro después de nueve temporadas con el equipo de UTEP, Mike Price en repetidas ocasiones manifestó su desilusión por no haber ganado suficientes partidos y habló sobre el amor que siente por la institución, la comunidad y por sus jefes.

Una de las últimas preguntas que respondió fue sobre qué significará para él contar con un estadio repleto durante su último partido el sábado contra el equipo de Rice.

Price hizo una breve pausa, esbozó una sonrisa maliciosa y dijo, "El siguiente paso será regalar la cerveza". Después empezó a imitar y a hablar como un fanático bebiendo. "Hey, ese es el tipo que se retira".

Durante la conferencia de prensa del lunes y ante aproximadamente cien personas que incluían a representantes de los medios y prominentes entrenadores así como a su esposa Joyce, Price estalló en risas lo que de alguna manera marcó su gestión.

En el 2004, Price arribó a UTEP con un trofeo por haber sido el Entrenador Nacional del Año, una gran distinción y con una percepción entre algunos fanáticos de que su carrera estaba en peligro después del escándalo que terminó con su breve estadía en Alabama.

El entrenador de 66 años se retira este sábado con un récord de 48-60 para los Mineros, 177-182 en general, después de siete temporadas consecutivas de derrota. Price es muy querido en la comunidad después de haber sido por casi una década uno de los más grandes impulsores de la ciudad.


Advertisement

Este era el último año de su contrato.

"Ya sea que perdiéramos o ganáramos, siempre fuimos muy competitivos", señaló el director atlético de UTEP Bob Stull, quien también indicó que deseaba contar con un nuevo entrenador antes de navidad. "Él (Price) elevó las expectativas. Ya no se trata de ganar tres partidos sino tratar de ganar campeonatos. Él superó ese obstáculo".

"Price trajo calidez a la ciudad. Tanto él como su esposa aman a El Paso y a UTEP. Aún continúa siendo la personalidad deportiva número uno de la ciudad. La gente lo detiene porque desean su autógrafo y su fotografía. Este es un momento muy difícil para mí ya que lo quiero mucho", señaló Stull.

La presidenta de UTEP, Diana Natalicio, se encuentra en estos momentos en Brasil por lo que no pudo ser contactada para conocer su punto de vista.

Price asumió el mando después de un período de tres años en el cual UTEP calificó 6-30 y de un lapso de 31 años en donde obtuvo un promedio de 2.6 victorias por temporada e inmediatamente cambió el programa. Los Mineros obtuvieron 8-4 marcas consecutivas en el 2004 y el 2005 que marcaron los primeros tazones consecutivos desde la temporada 1954-55 y para el 2005, UTEP se encontraba promediando 47 mil 899 fanáticos por partido.

Sin embargo el éxito no se mantuvo. El equipo de UTEP no ha obtenido un desempeño mejor que 6-7 desde entonces y su única aparición reciente en un tazón fue en el 2010 en el Tazón de Nuevo Mexico lo que significó una derrota. La asistencia de fanáticos ha disminuido y la marca de 3-8 con la que llega al partido del sábado contra Rice es la peor desde que asumió su cargo.

"He estado en otros lugares donde es mucho más difícil ganar que en UTEP", dijo Price cuyas 177 victorias lo mantienen en el sexto lugar a nivel nacional entre los entrenadores activos de FBS. "Esa es una mala excusa. Creo que podemos ganar aquí. No hice un buen trabajo. Hemos sido representativos y competitivos. No hemos ganado suficientes partidos y cada año que pasa me siento más viejo".

Aun así, sus 48 victorias con UTEP lo colocan en segundo lugar después de Mack Saxon con 66 victorias (él fue entrenador de 1929 a 1941). Price fue Entrenador Nacional del Año en 1997 en Washington State y fue uno de los tres finalistas para este galardón en el 2001, ambas fueron temporadas del Tazón de la Rosa.

Después de 14 años en el equipo de Washington State, Price aceptó ser entrenador en Alabama en el 2003 sin embargo no dirigió ningún partido en ese lugar. A éste le rescindieron su contrato después de que reportes noticiosos señalaron que lo habían visto en un club de bailarinas exóticas durante un viaje a Pensacola, Florida. Eso no fue motivo para que Stull no lo contratara.

"Yo lo conocía desde hacía 20 años y creía en él. Price asistió al Tazón de las Rosas que era un lugar imposible de ir. Cuando lo presentaron durante un partido de baloncesto en UTEP, lo vitorearon durante cinco minutos. Cuando a mí me presentaron aquí en 1986 me abuchearon".

Price anunció a sus empleados su retiro el domingo por la noche terminando así con varias especulaciones. A los jugadores se los notificó el lunes por la mañana y a los medios de comunicación al mediodía durante una conferencia de prensa.

Después de anunciar su retiro y refrendar a Andre Patterson como la persona que tomará su lugar, Price llamó a su lado a su esposa y agradeció a un gran número de personas. Sin embargo, el único momento cuando se le quebró la voz fue cuando habló sobre Stull.

"Cuando las cosas andan mal, él es el mejor. Yo no gané suficientes juegos y ni modo. Sin embargo, no sucede muy a menudo que uno de tus mejores amigos sea tu jefe. Es muy difícil tener ese tipo de relación en el mundo de los deportes. Todo el mundo se retira enojado pero no es mi caso".

Price, quien indicó que el momento más importante para él aquí fue el 21 de diciembre del 2003 cuando fue contratado, señaló que permanecerá en El Paso y será promotor del programa y de la ciudad sin embargo no tiene contemplado mantener un vínculo formal con UTEP.

Price relató que durante el partido del sábado contra el equipo de Southern Mississippi en el cual resultaron triunfadores, el entrenador de dicho equipo, Ellis Johnson, fue abucheado. "Fue muy desagradable. Eso no sucede aquí ya que los fans aprecian y apoyan a UTEP".

Lo último que puntualizó sobre su gestión en UTEP fue "esto ha sido lo mejor que le ha sucedido a mi familia".

Bret Bloomquist puede ser contactado en bbloomquist@elpasotimes.com