El ex comisionado del Condado de El Paso  WIllie Gandara Jr.,  de 37 años, (c) al momento de entrar a la Corte Federal para conocer su sentencia.
El ex comisionado del Condado de El Paso WIllie Gandara Jr., de 37 años, (c) al momento de entrar a la Corte Federal para conocer su sentencia. (El Paso Times)
El futuro político del ex comisionado del Condado de El Paso Willie Gándara Jr., a quien alguna vez se le consideró como una futura estrella en la política local, tuvo un abrupto final este miércoles en una corte federal abarrotada.

El juez del distrito Frank Montalvo sentenció a un apesadumbrado Gándara a seis años y medio en una cárcel federal por el delito de narcotráfico.

"He cometido un error garrafal", señaló el inculpado con la voz entrecortada y la cabeza agachada. "Permití que la avaricia y el ego me trajeran hasta aquí".

Gándara también pidió disculpas al gobierno federal, a los residentes del Valle Bajo a quienes un día representó como alcalde de Socorro y como comisionado y finalmente a su familia.

En agosto, Gándara se declaró culpable de conspirar para distribuir marihuana y por el establecimiento de operaciones manufactureras con el fin de distribuir marihuana.

"Lo que tiene ante usted es un hombre avergonzado y decaído quien se encuentra arrepentido de sus actos", dijo Joe Spencer, el abogado de Gándara, a Montalvo durante la audiencia. El juez visiblemente molesto volteó hacia éste quien se encontraba de pie y cabizbajo en el estrado de la corte.

"Míreme. Usted llevaba una doble vida", señaló el juez alzando la voz.

Montalvo le manifestó a Spencer que no le impresionaban las obras de beneficencia que Gándara había realizado, incluyendo donativos de más de 30 mil dólares para los veteranos, estudiantes universitarios, organizaciones comunitarias y familias necesitadas como parte de la Fundación Grace Mercedes que él mismo estableció.

Spencer señaló en un memorándum que Gándara había donado su salario durante los últimos tres años con el fin de mejorar las condiciones de vida de los residentes del Valle Bajo.

"La realidad es que en los tiempos de Pablo Escobar, él era el más grande benefactor de su país. Usted estaba bastante involucrado en actividades criminales y era un maestro del disimulo. No se trata de ego ni de arrogancia. Usted deliberadamente decidió llevar una doble vida".

Asimismo Montalvo indicó a Gándara que se merecía la sentencia de seis y medio años en prisión debido a su posición en la comunidad y por los delitos que admitió haber cometido.

El juez ordenó a éste cumplir con tres años de libertad condicional después de su condena así como pagar una multa de 300 mil dólares.

Montalvo sugirió que Gándara fuera encarcelado en la prisión de La Tuna en Anthony, Texas o en otra lo más cercana posible a El Paso.

El magistrado también le ordenó al inculpado que pague 120 mil 61 dólares, el valor de su propiedad en 1000 Coker Road en Socorro, junto con dos vehículos y cerca de ocho mil dólares en efectivo confiscados al momento de su arresto.

Dos policías que se encontraban en la corte se llevaron detenido a Gándara inmediatamente después de la audiencia. Varios de sus familiares que se encontraban presentes empezaron a gritar y a llorar.

"No se preocupen por mí. Los amo", señaló éste mientras era esposado y conducido a una celda cercana.

La esposa de Gándara, Claudia Gándara, así como otros familiares calificaron la sentencia como severa. "Mi hermano ha hecho mucho en favor de esta comunidad. Él no era como el Padrino. Nosotros no hemos hecho nuestra fortuna gracias a negocios ilícitos. Hemos trabajado muy duro", indicó Gary Gándara hermano del inculpado.

Después del arresto de Gándara por parte de agentes del FBI, el renunció a su puesto en la corte de comisionados y retiró su candidatura para el distrito no. 75 en la Cámara de Representantes de Texas.

En su declaración de culpabilidad en el mes de agosto, Gándara admitió haber distribuido casi 124 libras de marihuana desde su propiedad en Coker Road en octubre del 2011. La droga se encontraba en 91 paquetes que fueron escondidos en cajas de chile en polvo los cuales posteriormente fueron colocados en un camión con destino a Chicago.

Los agentes del FBI habían estado vigilando a Gándara durante varios meses después de ser alertados por un informante confidencial. En una conversación grabada, Gándara presumía dirigir una organización que distribuía droga desde el Condado de El Paso hasta Oklahoma y Chicago.

"El público tiene el derecho de esperar que sus funcionarios se conduzcan de acuerdo a los más altos estándares éticos. Willie Gándara defraudó la confianza de la gente en varios niveles y como resultado se encuentra enfrentando las consecuencias de sus catos", indicó el fiscal Robert Pitman en un comunicado de prensa.

El miércoles, Gary Gándara señaló que no existía ninguna prueba de que su hermano dirigiera ninguna organización criminal y afirmó que éste sólo se había conducido con astucia durante la conversación con el informante de la DEA.

"Él sólo es el padrino de sus ahijados y se involucró en algo a lo que debería haberse negado. Mi hermano no es Pablo Escobar. Les prometo que si lo fuera, yo no estaría trabajando en donde trabajo .

Adriana M. Chávez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com