Una simple corazonada por parte de una sargenta jubilada de la policía condujo al arresto del sospechoso de un caso de violación sin resolver que sucedió
Una simple corazonada por parte de una sargenta jubilada de la policía condujo al arresto del sospechoso de un caso de violación sin resolver que sucedió en El Paso hace 18 años. (El Paso Times)
Una simple corazonada por parte de una sargenta jubilada de la policía condujo al arresto del sospechoso de un caso de violación sin resolver que sucedió en El Paso hace 18 años.

El jefe policiaco, Greg Allen, junto con el teniente Mike Zamora y el detective Mike Aman de la unidad de Crímenes Contra Personas, anunciaron por medio de una conferencia de prensa este martes la detención de Ramón Ortega Herrera.

Ortega es sospechoso de la brutal golpiza y asalto sexual en contra de una mujer durante la invasión de su hogar el 24 de agosto de 1994.

Allen señaló que Ortega Herrera se encuentra detenido en una prisión federal en Carolina del Sur por haber reingresado ilegalmente al país. Agregó que los investigadores recibieron una llamada en noviembre del 2011 por parte de la sargenta jubilada Miriam Bogle en relación a un caso similar en Austin.

Bogle notó que ambas situaciones se desarrollaron en circunstancias parecidas, sin embargo, los detectives rápidamente determinaron que los dos casos no estaban relacionados. De cualquier forma, la unidad de Crímenes Contra Personas continuó investigando y encontró evidencia del ADN que presuntamente vinculaba a Ortega Herrera con el crimen de 1994.

"Ella vio algo que le recordó el caso que permanecía sin resolver. Con base en la cobertura periodística del crimen ocurrido en Austin, ella notó algunas similitudes entre ambos sucesos pero inmediatamente determinó que no estaban relacionados", indicó el sargento Chris Mears vocero de la policía.


Advertisement

Bogle, quien ahora trabaja para la sucursal en El Paso del Banco Federal de Reservas de Dallas, no pudo ser contactada el martes para realizar algún comentario.

Allen indicó que Aman, quien supervisa la unidad Cold Case, revisó el caso y encontró que todavía contaban con rastros congelados de ADN.

"Una vez que identificamos al sospechoso, nos dimos cuenta que estaba a punto de ser deportado esta semana hacia su estado natal de Chihuahua", señaló Aman.

La policía indicó que la mujer fue golpeada en la cabeza durante el ataque pero afortunadamente no murió. El teniente Zamora agregó que la mujer afectada conoce del arresto de Ortega Herrera. "Hemos estado en contacto con la víctima".

El funcionario policiaco también indicó que los detectives estarán examinando otros casos similares sin resolver y presentarán cualquier evidencia de ADN para su análisis.

Por su parte Aman dijo que la unidad Cold Case se encuentra tratando de resolver 70 casos.

"Siempre buscamos que cualquier evidencia física se encuentre aun disponible. Cuando me percaté de la condición de la evidencia, me mostré optimista".

Los registros en la corte federal señalan que el inculpado fue deportado inicialmente en enero del 2005, pero lo encontraron tres años después en Nevada en donde residía. Ortega Herrera se declaró culpable por haber reingresado ilegalmente en el 2009 y fue sentenciado a cinco años en prisión.

Aman calificó a la conclusión de este caso, pendiente desde hacía 18 años, como "muy emocionante y desafiante. Trabajamos para obtener resultados exitosos".

Adriana M. Chávez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com