En esta foto de archivo, inmigrantes protestan contra el intento de revocar las licencias a indocumentados en el estado de Nuevo Mexico.
En esta foto de archivo, inmigrantes protestan contra el intento de revocar las licencias a indocumentados en el estado de Nuevo Mexico. (Archivo Las Cruces N.M.)
SANTA FE.- Algunas organizaciones latinas hicieron un llamado a la gobernadora Susana Martínez la semana pasada para que desista de su intento de revocar una controvertida ley relacionada con las licencias de conducir, sin embargo ella señaló que no cedería.

El reto para Martínez, originaria de El Paso, dio inicio cuando cuatro grupos dieron a conocer una encuesta mostrando que el 77 por ciento de los hispanos en Nuevo Mexico votaron a favor del Presidente Obama. Éstos indicaron que los republicanos como ella, con su campaña en contra de las licencias de manejo a favor de los inmigrantes indocumentados, no se dan cuenta de lo que es importante para los votantes hispanos.

Patty Kupfer, directora del Fondo Educativo Voces de América, coalición para la reforma migratoria con sede en Washington, señaló que Martínez podría convertirse en una líder moderada dentro de su partido con respecto a los asuntos de inmigración. Kupfer agregó que los republicanos tendrían éxito entre los votantes si la gobernadora desistiera del asunto de las licencias y se concentrara en otros temas más relevantes.

Marcela Díaz, directora del grupo Somos un Pueblo Unido con sede en Santa Fe, indicó que los resultados de los comicios demostraron que Martínez está equivocada en cuanto a la percepción de los residentes sobre dicha cuestión.

La ley en Nuevo Mexico permite que los inmigrantes indocumentados puedan obtener una licencia de conducir a lo que la gobernadora se opone fervientemente.


Advertisement

Martínez ha dicho que esa ley pone a los residentes en riesgo y predijo que la misma tendría repercusión en el electorado.

"Martínez señaló que los votantes decidirían este asunto el Día de las Elecciones, sin embargo éstos prefirieron la reforma sobre la revocación".

Díaz se refiere a la derrota de cuatro o posiblemente cinco legisladores estatales quienes categóricamente se pronunciaron a favor de la propuesta de anulación.

Los electores desbancaron a los representantes republicanos Rick Little de Chaparral, Conrad James de Albuquerque, Jim Hall de Los Álamos así como al independiente Andy Núñez de Hatch.

La representante republicana Terry McMillan de Las Cruces aún se encuentra luchando por conservar su escaño. El viernes, McMillan se encontraba empatada con su contrincante, la demócrata Joanne J. Ferrary. El recuento de su contienda se dará a conocer próximamente.

Scott Daniel, secretario de prensa de la gobernadora, indicó que la elección en realidad demostró el apoyo por la postura de Martínez.

"Los electores derrotaron al mayor opositor de la revocación de las licencias de conducir, el presidente del Senado Tim Jennings, junto con la senadora Mary Jane García quien es otra integrante del Senado Demócrata y ferviente opositora a la revocación de dicha ley. Además de la derrota de la ex directora de la asociación de abogados, la senadora Lisa Curtis, quien también estaba en contra y del representante Ray Begaye en la Cámara de Representantes".

Sin embargo, Begaye se encontraba de lado de Martínez en este asunto. Éste votó a favor de anular la mencionada ley tanto en el 2011 como este año.

La revocación se autorizó en la Cámara de Representantes pero no prosperó en el Senado. Darnell manifestó que la ciudadanía apoya abrumadoramente a Martínez respecto a la expedición de licencias a los indocumentados. "La gobernadora considera que esa ley ha convertido a Nuevo Mexico en un lugar menos seguro ya que propicia la actividad criminal".

Milan Simonich puede ser contactado en msimonich@tnmnp.cpm