Marjorie Colie, una veterana del Ejército de Estados Unidos y a punto de quedarse sin hogar, encontró un techo en el albergue Casa Vida, en el sector
Marjorie Colie, una veterana del Ejército de Estados Unidos y a punto de quedarse sin hogar, encontró un techo en el albergue Casa Vida, en el sector central de El Paso. La ex militar, de 48 años, cumplió misiones castrenses durante seis años, incluyendo nueve meses en Arabia Saudita, durante la Guerra del Golfo Pérsico. (Foto: Mark Lambie/El Paso Times)
EL PASO - En virtud de que las autoridades del Departamento de Asuntos para Veteranos rechazaron renovar un contrato con un albergue cuyos directivos tratan de amplificar sus servicios para beneficio de veteranos indigentes, aparentemente los ex combatientes se quedarán sin un techo.

Parte clave de tal beneficio para veteranos y veteranas sin hogar consistía en un edificio ubicado en la Avenida Hueco, en el sector central de El Paso, destinado a proporciona albergue temporal y de emergencia para veteranos indigentes, así como asesoramiento en problemas de drogadicción y alcoholismo, entre otros servicios creados para beneficio de ex combatientes.

Aun cuando inspectores de construcción de El Paso consideran como en buenas condiciones al referido inmueble, es decir, adecuado como hotel y restaurante, los inspectores del Departamento de Asuntos para Veteranos le han fallado constantemente al referido albergue en cuestiones de temas sanitarios y de seguridad.

Lo anterior, pese a que los directivos del refugio dedicaron meses enteros y gastaron más de 100 mil dólares en obra y materiales para satisfacer los requerimientos de los funcionarios del Departamento de Asuntos para Veteranos.

"Desde hace mucho, pudimos haber corregido el problema", señaló Ben Bass, director general de Alianza para la Recuperación en El Paso. "Básicamente, los del Departamento quieren a los veteranos en plena calle".

Un portavoz del Departamento de Asuntos para Veteranos en Washington D.C. canalizó las preguntas de la prensa hacia directivos del Sistema de Salud del Departamento de Asuntos para Veteranos en El Paso.

Una vocera en El Paso aclaró que los funcionarios no abordarán detalles específicos del caso.

"Tenemos obligación moral y jurídica de garantizar la seguridad de nuestros veteranos", expresó Gail Katherine Ziegler, del Departamento de Asuntos para Veteranos en El Paso.

"Evaluamos cada propiedad con respecto a determinados factores estamos dispuestos a colaborar con quienes nos auxilien en atender a los veteranos".

Según Bass, los de Asuntos para Veteranos han sido "muy poco fidedignos".

El albergue Casa Vida de Salud, a cargo de la Alianza para la Recuperación en El Paso, es prácticamente el único refugio para veteranos, dentro del fundo legal, según sus directivos.

Y, además, consiste en el único albergue para veteranas indigentes, al contar con sus propias regaderas y servicios sanitarios, dicen.

Casa Vida fue acondicionada como un hogar y comedor para 40 veteranos indigentes, en instalaciones tipo barracas en el primer piso.

Y, según dijeron los directivos del refugio, recaudaron más de un millón de dólares en subsidios para instalar habitaciones individuales para otros 50 veteranos, en el segundo y tercer pisos.

En agosto pasado, el Presidente Barack Obama firmó un decreto donde exhortó al Departamento de Asuntos para Veteranos y autoridades federales para atender la salud mental de veteranos, así como para establecer programas de rehabilitación en drogas y alcoholismo entre los veteranos.

Hasta hace dos semanas, Marjorie Cole estaba viviendo en el albergue Casa Vida.

La veterana, de 48 años, participó en misiones bélicas por más de seis años, incluyendo nueve meses en Arabia Saudita durante la Guerra del Golfo Pérsico, donde se desempeñaba como cocinera en un hospital militar.

Colie está capacitada como enfermera auxiliar y se dedicó a solicitar empleos después de establecerse en El Paso, desde Alabama.

Hace poco, incapaz de pagar su hospedaje en un hotel, se alojó en la estación de autobuses en El Paso, antes de llegar a Casa Vida.

"Se tardaron dos meses en transferirme mis títulos hasta El Paso y me quedé sin dinero", explicó Cole.

"Ahorita ya sólo trato de liquidar mis deudas, pagar mis tarjetas de crédito y préstamos escolares".

La ex militar se estableció en Texas con la esperanza de encontrar algún sitio barato como hogar y, su breve estancia en Casa Vida, le sirvió para encontrar una colocación en un asilo del sector central de El Paso.

"Prácticamente, fue un salvavidas", aseveró. "Es mejor que no tener nada".

Chris Roberts puede ser localizado en chrisr@elpasotimes.com; 546-6136.

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.