EL PASO.- Un operativo de casi tres meses de duración y cuyo objetivo era los crímenes relacionados con pandillas en el noreste de la ciudad, dio como resultado más de cien arrestos.

El operativo denominado Triple Beam, el cual dio inicio a mediados de agosto y terminó este viernes, condujo al arresto de 119 miembros de pandillas y 17 delincuentes los cuales nunca se habían registrado como agresores sexuales, según informó el Departamento de Policía de El Paso.

Los agentes decomisaron cerca de quince mil dólares en efectivo, cinco armas de fuego así como drogas con un valor de más de 85 mil dólares. Más de 330 órdenes pendientes quedaron canceladas con los arrestos.

"Algunos de estos individuos son integrantes de pandillas muy reconocidos en la comunidad así como las pandillas a que pertenecen y que tienen nexos con los cárteles de droga en México", señaló el jefe policíaco Greg Allen. "Esta es una de las cosas que están impulsando los índices delictivos en El Paso. Estadísticamente, en el área noreste es donde tuvimos las cifras más prometedoras y desde ahí empezamos a ver brotes en otros sectores de la ciudad".

Allen indicó que no podía especificar si los cárteles mexicanos al utilizar a El Paso para canalizar drogas hacia todo Estados Unidos habían sido la causa de que las pandillas proliferaran en la ciudad.


Advertisement

El incremento del índice delictivo en el sector noreste no está relacionado con el crecimiento de Fort Bliss sin embargo el aspecto socioeconómico sí podría haber contribuido.

"La parte baja de la calle Dyer se encuentra un poco más deteriorada que las áreas hacia el norte de la misma por lo que se pueden apreciar ciertos problemas que ocurren una y otra vez. Se han presentado balaceras y diferentes pandillas han tratado de apoderarse de algunos bares en ese sector".

En lo que va del año, dos de los 23 homicidios registrados han estado relacionados con pandillas.

Allen se negó a proporcionar más detalles sobre los miembros de pandillas quienes fueron arrestados en este operativo ya que al hacerlo pondrían en riesgo investigaciones en curso.

Dicho operativo formó parte de un programa nacional supervisado por el Servicio Policiaco de los Estados Unidos el cual le proporcionó a la ciudad 50 mil dólares para cubrir las horas extras de los agentes de la policía que participaron en las investigaciones. La Unidad Lone Star Fugitive así como el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos ayudaron en esta tarea.

El Servicio Policíaco ha ayudado a varias agencias locales y estatales en todo el país a realizar operativos similares incluyendo en San Antonio y Tulsa, Oklahoma en donde el programa piloto dio inicio en el 2010.

El paseño Robert Almonte, jefe policíaco del Distrito del Oeste de Texas, señaló que desea obtener más fondos para que se realicen más operativos similares en El Paso.

Almonte agregó que en El Paso dicha medida fue un éxito debido al gran número de miembros de pandillas quienes se encontraban prófugos y que fueron finalmente arrestados.

El cuatro de octubre, las autoridades detuvieron a Carey Len Lewis, de 30 años, por ser sospechoso de manufacturar y distribuir cocaína y heroína, como lo señaló Almonte.

Lewis fue conducido a la Cárcel del Condado de El Paso con cargos que incluían la posesión ilegal de un arma así como traer consigo entre dos y cuatro onzas de marihuana.

"No vamos a tolerar que estos miembros de pandillas cometan crímenes en nuestra comunidad. Vamos a pisarles los talones y no vamos a dejarlos ni respirar. Si cuentan con una orden de arresto, todo es cuestión de decidir cuándo los vamos a capturar".

Hayley Kappes puede ser contactada en hkappes@elpasotimes.com